Kronika
Gure Esku Dago
Ezkerraldea une sus manos en Debagoiena

Vecinos de Ezkerraldea se han unido a la histórica cadena humana por el derecho a decidir en la comarca de Debagoiena. Desde Sestao han sido 9 los autobuses que se han movilizado y sus ocupantes han tomado el kilómetro 26 en ambiente festivo. En previsión del éxito de la cadena llega el aviso matutino: «Esta dinámica acaba de empezar».

@iontelleria|Bergara|2014/06/08 19:35
Fku_al_0000000000000805
La Plaza de Bergara ha acogido uno de los actos del día. (Aritz LOIOLA / ARGAZKI PRESS)

Origen: Sestao. Destino: Kilómetro 26 en Arrasate. La cita era en el Instituto San Saturnino de la Peña a las 8.30, aunque media hora antes los 9 autobuses que llevarían a los sestaoarras a su tramo de la cadena humana entre Durango e Iruñea ya aguardaban en el lugar. En el convoy, toda la flota de una compañía y dos autobuses provenientes de Cantabria, ya que la oferta existente en Euskal Herria no ha sido suficiente para cubrir la demanda.

Preguntamos a los más madrugadores y nos responden que «solo, y quizás, con Kaiku y para ir a la Kontxa» se ha movilizado tal cantidad de gente. Los responsables de cada autobús colocan el cartel correspondiente y todos arriba. Nagore, una de las responsables de la dinámica, da las primeras instrucciones y en previsión de que la cadena humana será todo un éxito, avisa: «esta dinámica no ha hecho más que empezar».

Los vídeos de la dinámica en Sestao se muestran en la pantalla mientras Goio, otro de los responsables, relata que han trabajado en la dinámica «poco a poco, tratando de llegar a lo máximo de gente diferente posible». Esta misma semana, nos avanza Nagore, difundirán en la red su propia versión de la canción insigne de la iniciativa popular, prueba de que la movilización de este 8 de junio es un paso en el camino a transitar por el derecho a decidir.

Los autobuses que nos sobrepasan, y a los que adelantamos, llevan la marca de la dinámica, y vemos camisetas de Gure Esku Dago en varios coches que nos adelantan. Parece que todos nos dirigimos hoy a algún punto entre Durango e Iruñea.

Nuestro autobús llega a Arrasate, aparca, y suenan los txistus, avanzamos hasta nuestro punto de espera y las botas de vino, las longanizas y las tortillas se convierten en protagonistas principales del día. «Es un gran día», nos dice Pili. Los dantzaris del pueblo son hoy trikitilaris y amenizan la espera, falta una hora y media hasta la cadena.

Dos kilómetros antes, en el 24, están las 2.500 personas llegadas desde Oñati. Localidad en la que la dinámica ha tenido gran implantación. Gotzon Osinalde, txistulari, habla emocionado para el programa en directo realizado gracias al trabajo en común de varios medios de iniciativa popular. «Cuanta gente, y qué ilusión... es importantísima esa ilusión que sale desde lo más hondo». Las ’kalejiras’ se repiten.

Entre un y otro kilómetro nos encontramos con el profesor de Derecho de la UPV Iñigo Urrutia, buen conocedor del encaje legislativo del derecho a decidir. Contento con la iniciativa, se muestra cauto y cree que «es un mojón para apoyarse y saltar» y que es momento de avanzar por esta senda.

¿Reparos para darnos de la mano?

En el kilómetro 26, mientras tanto, los sestaoarras ya han comenzado a tomar posición. Faltan pocos minutos para la hora H y parece que hay algún desajuste. El tópico sobre la frialdad de los vascos parece que sí tiene alguna base. Miembros de la organización insisten en que la gente se dé la mano para organizar la cadena, en algunos puntos hay grandes montones de personas mientras existe algún hueco en el kilómetro. «Daros de la mano, por favor» repite el responsable del tramo.

12.00; corren las manos para fijar la cadena humana... las de unos y otros se unen, suena la batukada de Sestao encargada de dar inicio a la cadena humana y el kilómetro 26 une dos millares de manos más a la hilera entre Durango e Iruñea.

De vuelta al autobús una cuadrilla de mujeres muestra su satisfacción por el éxito de la iniciativa. Están felices, muy felices, y nos avanzan que ahora van a la romería, «vamos las de Sestao a darles un poco de alegría a los de Bergara».

La localidad que albergará uno de los cinco actos del día es ya un hervidero de gente antes de que lleguen los autobuses de Ezkerraldea. Comienza el acto amenizado por el actor Mikel Laskurain y el momento cumbre llega cuando la presentadora cita los pueblos de origen de los participante: Además de los municipios de Debagoiena y Debabarrena citan a Berango, Lemoiz, Urduliz, Barrika, Sopela, Sestao, Santurtzi, Zierbena, Abanto, Orteulla, Muskiz, Trapaga, Plentzia, Gorliz, Getxo y Barakaldo.

Koldo Castaños, de la comisión de Barakaldo, ha tomado la palabra en nombre de las localidades de Ezkerraldea. Sus palabras nos retrotraen al acto de finales de marzo en La Casilla cuando el pabellón le recibió con aplausos cuando dijo, en referencia a la película ‘Gazta zati bat’, que «si oyen gaitas no son escocesas, si no gallegas tocadas por gente también de nuestro pueblo». Hoy en Bergara habla del nexo de unión del derecho a decidir, «sea con gaitas o con txirulas de Xiberoa».

Una parte de la plaza grita ‘Gure esku’ mientras la otra responde ‘dago’. Así, y con un escenario repleto de artistas que cantan aquello de «jende zoriontsua herri libre batean», saltan los confetis y el sonido de la música de las calles repletas colindantes cierra la jornada reivindicativa.

A partir de ahí tiempo para festejar la unión de manos de todos y cada uno de los rincones de este país... diferente, que aspira a que las emociones de hoy sean sentimientos que fomenten una red ciudadana de trabajo en común por el derecho a decidir.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK