La gran paradoja para Rosa Díez es que su egolatría le ha condenado al ostracismo en el momento en el que su gran proyecto político tiene más pos[...]