La fuerza de la costumbre nos lleva a medir el triunfo y la derrota por sonrisas o lágrimas. También en esto vamos reduciendo nuestra capacidad a la de meros e[...]