Las fuerzas del régimen movilizan a 16.000 personas contra el cambio en Nafarroa

Bajo el pretexto de la «defensa de la bandera navarra», miles de personas han respondido al llamamiento de las fuerzas del régimen contra el gobierno del cambio en Nafarroa. Los máximos representantes de UPN y PP han encabezado la movilización.

NAIZ|IRUÑEA|03/06/2017 18:01|29 comentarios
Loading player...

16.000 personas, según el recuento de GARA y NAIZ, han secundado la movilización convocada por las fuerzas del régimen contra el cambio en Nafarroa bajo el pretexto de la «defensa de la bandera navarra». La Policía Municipal ha dado un dato similar, 18.000. Sin embargo, la Delegación del Gobierno español en Nafarroa aumenta la cifra a entre 22.000 y 25.000 asistentes, algo poco probable dada la dimensión del recorrido (800 metros).

Altos representantes del PP y UPN como Ana Beltrán y Javier Esparza han encabezado la movilización. El expresidente navarro Miguel Sanz también se ha sumado a la breve marcha.

El color rojo de la bandera navarra ha sido la protagonista, ya que la cabecera ha ido comandada por una bandera de gran dimensión y la organización ha repartido pequeñas banderas similares entre todos los asistentes. Sin embargo, también se han podido ver banderas españolas entre estos, la organización ha tratado de evitarlo, incluso invitando a alguno que la llevaba a guardarla.

‘Defendamos la bandera de Navarra. Gurea defenda dezagun’ era el lema que comandaba la movilización, pero esta ha comenzado al grito de «Viva Navarra, viva España». Durante la protesta también se han escuchado gritos como «la ikurriña, motivo de riña» o «somos navarros, no somos ultras». 

Tras algo más de media hora de manifestación, la marcha ha finalizado con un amplio repertorio de jotas; una de ellas cantada por un espontáneo: «no te pases ni un poquico / Palomica presidenta / Navarra tiene bandera / no queremos la de fuera». 

La manifestación ha dejado bastantes momentos cómicos, como la de la «super-héroe» que se ha situado frente a la manifestación autofustigándose con una ristra de txistorra.