Bergara recuerda a quienes lucharon por la democracia y la libertad

Decenas de personas se han dado cita en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Bergara para rendir un sincero homenaje a Andrés Egaña e Ignazio Ernabide, dos gudaris que en 1936 se enrolaron en el Batallón Loiola para luchar contra el fascismo.

@Ion_Salgado|BERGARA|15/07/2017 15:00|2 comentarios
0715_bergara_copy_
Egaña y Ernabide, gudaris homenajeados en Bergara. (Jaizki FONTANEDA/ARGAZKI PRESS)

En el acto, también han recordado a todos los gudaris y milicianos que fallecieron en la guerra de 1936 y a todos los represaliados. No en vano, 177 personas perdieron la vida a manos de los franquistas y más de un millar de vecinos y vecinas abandonaron Bergara.

La alcaldesa de Bergara, Elena Lete, ha recordado que, al igual que Egaña y Ernabide, unos 200 vecinos participaron en los combates, la mayoría en los batallones Loiola y UHP. Pero también hubo quien se sumó a los batallones Dragones, San Anndrés, Amayur, Saseta, Intxarkundia y Amutegi.

«Luchasteis por la libertad y la democracia», ha destacado la regidora, que también ha tenido palabras en recuerdo de las personas que partieron al exilio y sufrieron la represión. En Bergara hubo cerca de 300 detenidos, y 24 personas fueron condenas a muerte o a penas de 30 años de prisión.

En este sentido, Juan Ramón Garai, miembro de Intxorta 1937, ha reclamado a las instituciones la apertura de oficinas para atender a las víctimas del fascismo. Además, ha pedido que estas interpongan demandas contra los criminales franquistas tanto en Euskal Herria como en Argentina.

«La justicia es un derecho que nos pertenece y debemos reclamar si queremos una sociedad libre, equitativa y verdaderamente democrática», ha manifestado antes de ceder la palabra a Maribel Vaquero, que ha intervenido en nombre de la Diputación foral de Gipuzkoa.

Esta ha hecho hincapié en la necesidad de poner en valor la lucha de quienes lucharon por la democracia y la libertad, de no caer en el olvido y romper el silencio impuesto por la dictadura franquista. Un silencio que hoy han roto los aplauso de decena de personas en el Consistorio de Bergara.