Empleo de Nafarroa aumentará cerca de un 90% el dinero por persona desempleada en seis años

El Gobierno de Nafarroa, a través del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare, va a duplicar en el plazo de seis años el presupuesto por persona desempleada, de los 887 euros de 2015 a los 1.670 de 2020, según ha explicado el vicepresidente Laparra, quien ha afirmado que estos recursos ya están permitiendo ofrecer unos servicios de mayor calidad.

naiz|14/11/2017 16:03|0 comentarios
Laparramesa
El vicepresidente del Ejecutivo navarro, Miguel Laparra. (GOBIERNO DE NAFARROA)

Según señala el Ejecutivo en una nota, este incremento de recursos por persona desempleada responde a tres factores: un mayor presupuesto del SNE-NL, el descenso del paro y los cambios en el modelo de gestión del SNE-NL.

La mejora de la atención, según ha explicado, se va a traducir en la puesta a disposición de las personas desempleadas de un servicio de orientación profesional personalizada, un asesor o asesora que el acompañara en su proceso de ‘activación laboral’: formación adecuada a su objetivo profesional, búsqueda de empleo, desarrollo de habilidades, etc.

Igualmente, se van a incrementar los recursos formativos; y las ayuda a la contratación de colectivos específicos por parte de empresas, Economía Social y entidades, o al autoempleo. El incremento presupuestario previsto por persona desempleada es del 88,27%.

El vicepresidente Laparra ha trasladado estas explicaciones durante la presentación del Acuerdo sobre Políticas Activas de Empleo 2017-2020, alcanzado el 19 de septiembre con CEN, CCOO, UGT y CEPES. Junto con Paz Fernández, directora gerente del SNE-NL, ha explicado el acuerdo ante 130 personas, entre representantes de agentes socioeconómicos, entidades sociales y formativas, personal del SNE-NL y empresas.

El vicepresidente ha recordado que el Plan contempla la creación de 20.000 empleos, por parte empresas, con el acompañamiento público a través de ayudas a la contratación, respuesta a necesidades de empresas o formación en consonancia por parte del SNE-NL.

«Los 20.000 son un objetivo sensato, aunque depende de coyunturas internacionales y estatales. Bajar de las 30.000 personas desempleadas es un escenario factible y es preciso que los nuevosempleos lleguen al desempleo más estructural o de larga duración», ha dicho el vicepresidente.

Los retos son aumentar el empleo y responder a las demandas de las empresas; incrementar las posibilidades de encontrar un empleo a las personas desempleadas (siete de cada diez no tienen estudios superiores a la ESO) a través de la formación y la orientación profesional; superar el déficit de protección estatal y duplicar la inserción de las personas perceptoras de Renta Garantizada, además de otras políticas de igualdad; atender también a las personas con empleos precarios; y favorecer el empleo de calidad.

El vicepresidente ha agradecido a los agentes sociales y económicos que han apoyado el Plan. «Este acuerdo es un acierto porque se abren horizontes interesantes y líneas de mejora que la a larga nos compensarán a todos y todas», ha dicho.