14/09/2017

Progresar con los pies en el suelo

Xota y Ribera Navarra afrontan otra campaña llena de retos e ilusión, con bastantes caras nuevas, y con la idea prioritaria de no bajar.

Natxo MATXIN
0914_kir_fs01

Osasuna Magna Xota y Aspil Vidal Ribera Navarra inician este fin de semana una nueva andadura en la máxima categoría del fútbol sala estatal con la vista puesta en seguir creciendo deportivamente. Mientras los de Irurtzun rozaron su primer título la pasada campaña al alcanzar la final de la Copa del Rey y aspiran a mantener el nivel competitivo, los de Tutera sueñan con colarse en la disputa por la Copa de España –lo hacen los ocho mejor situados de la primera vuelta–, aunque siempre priorizando ambas escuadras vascas que lo primero es no tener problemas clasificatorios.

No lo tendrán nada fácil para cumplir dichos objetivos porque, quitando quienes van a luchar por todos los torneos –Movistar Interviú, Barcelona y El Pozo Murcia–, la igualdad va a ser máxima, aunque algunos rivales, como Palma y Jaén, han visto ostensiblemente incrementados sus presupuestos. «El proyecto de Osasuna Magna está en ese pelotón de clase media, con el hecho diferencial de cómo es nuestro vestuario y cuerpo técnico», resalta su presidente, Tatono Arregi. «El reto prioritario de Aspil Vidal es mantener la categoría, aunque no le hacemos ascos a realizar un buen papel en otras competiciones», reconoce Alberto Ramírez, máximo dirigente del Ribera Navarra.

Como viene siendo habitual en cada verano, las plantillas de los dos equipos han sufrido transformaciones, más profunda en el caso de los riberos, abandonando su disciplina jugadores que llevaban muchas temporadas vistiendo la camiseta naranja. Con cierto resquemor lo hizo Luisma –futbolista con mayor número de encuentros en la historia del club y nueve campañas a sus espaldas– por no sentirse valorado en la oferta de renovación que recibió, decidiendo marcharse al Burela, o el portero Molina, tras seis ejercicios defendiendo la meta del Aspil Vidal y que fichó por el Peñíscola.

A ello hay que sumar las bajas de los cedidos Oussama y Kostas, que han regresado a sus equpos de origen, Barcelona e Inter, respectivamente. Los huecos se han cubierto con la llegada del veterano guardameta Gus, el también portero Sergi Cuxart, el ala-pivot japonés Kosuke, el ala gallego Iago –máximo anotador en el Burela–, el cierre Sepe y el ala Sergio González. «Entiendo que la plantilla se ha mejorado, ahora hay más rotaciones y está más equilibrada, con un grupo que creo tiene mucho futuro», apunta Ramírez al respecto.

Menos cambios en el Xota

Menos traumática ha sido la renovación del Xota, centrado en mantener al bloque que tan buen papel protagonizó el ejercio pasado. «El nivel es muy similar al del año anterior, aunque quizás nos falte algo –indica Arregi–. Seguimos manteniendo la apuesta por chavalines navarros y también jóvenes que vienen de fuera, con la idea de hacerles crecer». Tras ocho temporadas, hizo las maletas Jesulito en dirección a Jaén, Yoshikawa regresó a su país y el cancerbero Raúl ha sido cedido al Betis. Han aterrizado el ala brasileño Bynho, el joven Álex Llamas y el portero Edu Sousa.

Tanto Ribera Navarra como Xota deberán ponerse las pilas de inmediato, dado que ambos van a tener un comienzo de calendario liguero muy exigente. «En la primera vuelta nos visitan prácticamente todos los equipos que a priori deben estar en la parte alta de la tabla, lo que tiene sus pros y sus contras. Está claro que es mejor enfrentarse a ellos cuanto antes, pero también es cierto que hacerlo en esta mitad del campeonato nos puede limitar la cosecha de puntos para tener opciones de participar en la próxima Copa de España», explica Ramírez.

Otro tanto sucede con el cuadro de Irurtzun. «Sí, está claro que tenemos un inicio de competición complicado, pero eso es lo bonito del deporte, intentar convertir en realidad algo que parece una quimera», razona Arregi al respecto.

 

Una financiación asegurada a corto plazo

Tanto Osasuna Magna Xota como Aspil Vidal Ribera Navarra tienen asegurada su financiación presupuestaria, al menos a corto plazo, aunque conseguir cubrir gastos sigue siendo el caballo de batalla en el fútbol sala. Si no, que se lo digan a la escuadra verde, tras firmar un inédito convenio –110.000 euros– con Osasuna, para lograr mantener su bloque y a algunos jugadores estrella, como el brasileño Araça.

«Siempre habíamos pensado que era importante llegar a acuerdos con el equipo referencia de nuestra tierra, por el hecho de compartir determinados valores. Estamos siendo tratados con cariño, es una idea bonita de presente y también de trabajo de futuro. Espero que el noviazgo fructifique y que ambos vayamos por el buen camino», expone Tatono Arregi, quien entiende que los grandes clubes de fútbol (Barcelona, Levante, Betis...) están comenzando a invertir en el fútbol sala «porque es una modalidad atractiva y complementaria».

Sin querer entrar a valorar este entendimiento, aunque reconociendo que en su momento hubo conversaciones con la entidad rojilla, el presidente de Ribera Navarra, Alberto Ramírez, ya está sobradamente contento con la fidelidad que Aspil Vidal ha venido mostrando y que se corroboró la pasada primavera con dos años más de patrocinio. «Es muy importante para nosotros porque nos da confianza y asienta el proyecto», comenta.N.M.

MÁS COMPETENCIA


Habrá más competencia para luchar por no descender o un puesto en la zona noble. Clubes como Palma o Jaén se han reforzado a base de chequera.

DERBIS


Dos fechas para anotar. A finales de octubre y también a finales de febrero se disputarán los dos derbis entre los equipos navarros. El primero será en Iruñea.