La Ertzaintza detiene a Urtza Alkorta en Ondarroa entre gritos de apoyo del muro popular

Tras más de tres horas de operación policial, la Ertzaintza ha detenido a Urtza Alkorta en el puente de Ondarroa entre gritos de apoyo del muro popular que se ha formado para protegerla. Cientos de personas han intentado evitar la detención de la ondarroarra mientras la Policía autonómica se empleaba con violencia para desalojarlas. Ha habido dos detenidos y una decena de identificados. Alkorta ha sido encarcelada en Zaballa.

@iontelleria|Ondarroa|2013/05/15 06:50|44 iruzkin

Más de una treintena de furgonas de la Ertzainza, con ayuda de patrols, zodiacs, lanchas y agentes de paisano, han irrumpido en Aske Gunea de Ondarroa sobre las 7.00 para detender a Urtza Alkorta. Ante ello, cientos de personas han arropado a la joven en el puente, con la intención de impedir su detención.

El tenso tiempo de espera hasta la aparición de los gentes no ha hecho que decayera el ánimo de la gente y se han podido escuchar canciones como ‘Lepoan hartu ta segi aurrera’ o bertsos de Miren Amuriza.

El puente se ha llenado en cuestión de minutos, por lo que la gente se ha agolpado también en los alrededores. En la Alameda se encontraban Laura Mintegi, Maribi Ugarteburu y Unai Urruzuno, parlamentarios de EH Bildu.

Con tal de que no ocurriese lo mismo que en Donostia, lo primero que han hecho los agentes ha sido ir a hablar con los periodistas para indicarles dónde podían ubicarse. También han charlado con Ugarteburu y Mintegi.

Más tarde, y a medida que la tensión aumentaba por la violenta actuación de la Policía autonómica, un ertzaina ha amenazado de muy malas formas a Ugarteburu con detenerla: «Me da igual lo que sea usted, la próxima vez viene detenida», le ha espetado, como se puede ver en este vídeo.

La operación ha comenzado con un mensaje de la Ertzaintza que lanzaba la advertencia de abandonar la protesta por megafonía y avisaba de consecuencias legales, pero gritos de ‘Urtza, herria zurekin’ han impedido que se oyera con nitidez.

Los ertzainas han retirado el material sanitario

Después han desalojado la carpa y se han desplegado en la Alameda para comenzar a retirar a la gente. Una hora después de la irrupción policial ha comenzado el desalojo y desmantelamiento del muro popular y se han llevado por delante todo el material del Aske Gunea. También se ha podido saber que la Ertzaintza ha quitado el material sanitario al equipo de enfermeros que había en el lugar.

Los agentes se han empleado a fondo para llevarse a los parapetados en el puente, donde se encontraba protegida Urtza Alkorta. Porrazos, manotazos, patadas, tirones de orejas, amenazs verbales, según se acercaban a la joven, la violencia de los agentes ha sido cada vez mayor, han relatado periodistas y testigos presenciales. La tensión ha ido en aumento y, en un momento dado, cuando se han llevado a su hermano, Urtza Alkorta se ha puesto de pie y ha pedido que terminara todo.

Tras tres horas de operación policial, a las 10.00 la Ertzaintza ha sacado a rastras a Urtza Alkorta del puente entre gritos de apoyo de las personas que se encontraban en el muro popular y en las inmediaciones de la Alameda. Aún con la ondarroarra en manos de la Ertzaintza, la gente ha intentado parar las furgonetas en la carretera. Antes de que los ertzainas se marcharan, se ha producido una pequeña carga policial en la Alameda.

Cinco días, 118 horas en concreto, ha aguantado el muro popular levantado en Ondarroa para intentar detener el arresto de Urtza Alkorta, que ha sido encarcelada en la prisión alavesa de Zaballa.

Dos detenidos

Al menos tres personas han sido conducidas a los furgones policiales a lo largo de la mañana. Según el Departamento de Seguridad de Lakua, hay dos detenidos, acusados de delitos contra agentes de la autoridad. Además, una decena de personas han sido identificadas en la Alameda e inmediaciones.

Las dos personas detenidas han quedado en libertad horas más tarde, con la obligación de presentarse ante el juez cuando sean reclamadas, según la misma fuente. Se les acusa de «atentado contra la autoridad y desobediencia».