Martin Schulz, elegido líder de los socialdemócratas alemanas con el 100% de los votos

El expresidente del Parlamento Europeo Martin Schulz ha sido elegido nuevo presidente del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) con el 100% de los votos y ratificado como candidato de esta formación en las elecciones generales de setiembre.

NAIZ|BERLÍN|2017/03/19 19:03
Martin-schulz
Martin Schulz, tras ser elegido líder del SPD. (John MACDOUGALL/AFP)

Con 605 votos a favor de los 608 emitidos, de los cuales 3 no han sido válidos, Martin Schulz asume el testigo al frente de la formación más antigua de Alemania de su ya predecesor, el ministro de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, tras siete años y cuatro meses en el cargo.

El expresidente del Parlamento Europeo ha dicho sentirse «abrumado». «Considero que este resultado es el inicio de la conquista de la Cancillería», ha declarado el nuevo líder de los socialdemócratas alemanas visiblemente emocionado tras conocer la votación, que ha tenido lugar en el marco de un congreso extraordinario celebrado en Berlín.

Ha añadido que «ahora comienza la lucha por convertirse en el partido más fuerte del país y por poner al próximo canciller».

Antes de ser elegido, Schulz ha pronunciado un discurso ante las bases del SPD de más de una hora y cuarto de duración, en el que ha hablado a grandes rasgos de lo que será el programa electoral, cuya aprobación definitiva está prevista para finales de junio y que se basará en «la igualdad, el respeto y la dignidad».

Así, ha explicado sus planes de dar un giro a la izquierda y corregir la llamada Agenda 2010, el programa de reformas del gobierno rojiverde que encabezó Gerhard Schröder (1998-2005) y ha asegurado que no se trata de «una revisión del pasado» sino de su «actualización».

Ha abogado por «más respeto» para los que trabajan y se comprometen por el país, por la igualdad de salarios para los mismos trabajos, por garantizar las pensiones, por invertir más en educación y por aliviar las cargas familiares.

Schulz ha subrayado también la importancia de una Europa fuerte como respuesta a las «inseguridades globales» y ha dicho que en Alemania no hay espacio para «islamistas que ponen en duda los valores fundamentales de una democracia».

También ha tenido duras palabras para el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, por sus declaraciones en las que compara a Alemania con el régimen nazi.

Y no han faltado críticas tampoco a las políticas de la unión conservadora de la canciller, Angela Merkel, por prometer rebajas fiscales y al mismo tiempo buscar recortes sociales, ha señalado.