LAB plantea nuevas contrataciones e inversiones en las plantas de Arcelor para que «tengan futuro»

LAB estima que las cinco plantas de Arcelor Mittal se hallan «en grave peligro» por la destrucción de empleo, la precariedad y la falta generalizada de inversiones. La central demanda nuevas contrataciones e inversiones para que las acerías «tengan futuro», instando al conjunto de los sindicatos y a las instituciones a que se impliquen «en un problema de país».

@goikodeustu|BILBO|2017/04/21 13:15
Lab-arcelor
Representanes de LAB de todas las plantas de Arcelor en Euskal Herria han comparecido en Bilbo. (Luis JAUREGIALTZO/ARGAZKI PRESS)

LAB no ve ni apuesta ni compromiso de Arcelor Mittal con sus plantas de Lesaka-Legasa, Etxebarri, Olaberria, Bergara y Sestao, como tampoco lo hubo con Zumarraga. «Sin contratación y sin inversiones, es evidente que el futuro se halla en grave peligro», ha advertido Jonan Goñi, de la Federación de Industria, que ha comparecido en rueda de prensa en Bilbo junto a representantes del sindicato en esas acerías.

Goñi ha denunciado que se siguen precarizando las condiciones laborales y la subcontratación es cada vez mayor. En la última década, según ha desvelado, se han perdido alrededor de 1.758 puestos de trabajo, lo que supone más de la mitad de los empleos que había en 2007 cuando la multinacional se hizo con estas acerías. «Si seguimos con esta tendencia, en 2027 no quedará ningún trabajador o trabajadora en Euskal Herria», ha comentado.

Desde la central han alertado de que no se está invertiendo «más allá de la necesaria para el funcionamiento de las plantas», con la excepción de Etxebarri, donde se han desembolsado 3,5 millones de euros y Lesaka con 1,1 millones. Esta dinámica contrasta con los casi 270 millones de euros destinados a otras factorías, como las de Asturias. Para LAB, «así queda demostrado que la actitud cruel de Arcelor Mittal hacia las plantas de Euskal Herria es muy anterior a la denominada crisis del acero chino y al precio de la electricidad».

Asimismo, Goñi ha incidido en que la situación podría empeorar aún más si se materializa la posible adquisición por parte de Arcelor Mittal de la italiana Ilva, operación que se baraja que podría suponer un desembolso de 2.300 millones de euros.

Propuesta

Ante esa panorama, LAB propone a los otros sindicatos e instituciones implicadas plantear una solución que defienda las acerías vascas. Apuestan por un conjunto de inversiones para modernizar sus procesos productivos, crear nuevo empleo y defender la calidad del empleo, de modo que no haya más pérdida de derechos y tampoco incremento de la subcontratación.

Junto al emplazamiento a la representación sindical y a la propia Arcelor Mittal, han pedido a las instituciones que «dejen de dar cobertura a la multinacional exigiendo esfuerzos a las y los trabajadores» y se impliquen, especialmente al Gobierno de Lakua, en asegurar que las ayudas públicas que puedan ortorgar «se destinen efectivamente a cumplir los objetivos de creación de empleo, de realización de inversiones productivas de mejora y de un compromiso de mantenimiento de las plantas».

Al cumplir un año del cierre de la fábrica de Zumarraga, han vuelto a preguntar al Ejecutivo Urkullu qué medidas ha adoptado para garantizar el fututo del sector del acero y qué política tiene al respecto. «No percibimos del Gobierno Vasco que el acero sea un sector estratégico a defender e impulsar», ha lamentado el responsable de la Federación de Industria.