Erreportajea
 
¿Encenderá un coche volador el pebetero de Tokio 2020?

El gigante automovilístico japonés Toyota ha decidido participar en la financiación de un proyecto de auto volador desarrollado por un grupo de jóvenes ingenieros nipones, que sueñan con que su aparato encienda la llama olímpica de los Juegos de Tokio en 2020.

NAIZ|TOKIO|2017/05/19 10:24
Cartivator-afp
Imagen diseñada por ordenador del prototipo del SkyDrive. (CARTIVATOR/AFP)

Ryutaro Mori, jefe de planificación de Cartivator, la «comunidad voluntaria, que no compañía» de ingenieros cuyo principio básico es «dar sueños a las generaciones futuras», confiesa que, cuando concibieron su coche volador SkyDrive en una de sus sesiones de lluvia de ideas hace ya más de cuatro años, nunca imaginaron que un gigante como Toyota se convertiría en uno de sus inversores.

Toyota les ha garantizado una financiación de 42,5 millones de yenes (unos 340.000 euros) en los próximos tres años para que alcancen su objetivo: que el SkyDrive encienda el pebetero olímpico durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020.

«Es cierto que nunca hubiéramos imaginado exactamente esto, pero estábamos seguros de que podíamos hacer cualquier cosa posible siempre y cuando soñemos alto y trabajemos duro hacia nuestra meta», expone con entusiasmo Mori.

«Queremos crear un mundo en el que cualquiera pueda volar en el cielo en cualquier momento para 2050», con la finalidad de desatascar el transporte urbano, en particular en los países donde el número de automovilistas está llamado a dispararse, explican los defensores del proyecto.

«Para concretar nuestra visión se necesita un pequeño auto volador capaz de despegar y aterrizar verticalmente, sin necesidad de pistas especiales», añaden.

La implicación de Toyota, dice Mori, «representa un gran impulso para que los ingenieros jóvenes sueñen a lo grande y lo materialicen».

Prototipo para finales de 2018

Con los fondos obtenidos, que les permitirán «invertir más tiempo en el desarrollo y menos en preocuparse por los costes», tienen planeado construir un prototipo tripulado para finales de 2018.

Los cerca de 20 ingenieros que componen Cartivator pertenecen a múltiples compañías del país asiático, empresas cuyo nombre guardan celosamente, y poseen perfiles en sectores que van desde la automoción y la aviación hasta las tecnologías de la información. Todos trabajan en el SkyDrive al margen de sus horas laborales.

Entre los modelos que buscan pintar una estampa futurista y en los que trabajan grandes empresas como Airbus e independientes como la holandesa PAL-V o la eslovaca AeroMobil –cuyo híbrido de coche y avión ya se puede reservar en Europa–, el de Cartivator presume de ser el vehículo volador eléctrico más pequeño y ligero del mundo.

El equipo comenzó a trabajar en el proyecto en setiembre de 2012, después de que en una sus primeras reuniones creativas alguien propusiera desarrollar coches voladores. La escogieron por ser «la idea más emocionante», rememora su jefe de planificación.

Más de cuatro años después y con su objetivo más cerca, el equipo trabaja en un coche volador monoplaza, cuya apariencia recuerda a un dron –con hélices donde deberían estar las cuatro ruedas de un coche convencional– de 2,9 metros de largo, 1,3 de ancho y 1,1 de altura.

Según los detalles del programa colgados en internet, este vehículo podrá volar a 100 km/hora a una altura de 10 metros y rodar sobre tres ruedas a 150 km/h.

Los sueños de los ingenieros de Cartivator no se extinguen con la llama olímpica. El equipo quiere entrar de lleno en este sector y aspira a lanzar un modelo comercial de coche volador en 2025.

El grupo es consciente de que para ello es necesario «trabajar mano a mano con las agencias reguladoras».

Los ingenieros nipones tienen grandes planes para el dispositivo volador y aunque «todavía es pronto para discutir públicamente los detalles del primer modelo comercial», dice Mori, les encantaría «ver a gente de todo el mundo beneficiándose de este nuevo tipo de movilidad».