Mayoría absoluta para Macron con una abstención de récord

La coalición formada por La République En Marche! y MoDem ha logrado la mayoría absoluta en la segunda vuelta de las elecciones legislativas en el Estado francés. No obstante, la victoria electoral de los favorables al presidente, Emmanuel Macron, se ha visto empañada por la baja participación, que no ha llegado al 43%.

NAIZ|PARÍS|2017/06/18 20:10|8 iruzkin
0618_macron
Macron saluda este domingo a sus seguidores. (Bertrand GUAY/AFP)

Con el 100% de los votos escrutados, la suma entre La République En Marche! y MoDem, fieles al presidente de la República, Emmanuel Macron, obtiene 350 representantes en una Asamblea Nacional francesa que cuenta con 577 asientos.

Los Republicanos y sus aliados se queda en 113 asientos, y el PS es tercero con 29. Cuartos se sitúan La Francia Insumisa y el Partido Comunista (suman 27 escaños entre ambos), y en quinto lugar se sitúa el Frente Nacional, con ocho diputados.

En cuanto a la participación, se sitúa en el 42,64%, alrededor de once puntos porcentuales inferior a la registrada hace cinco años.

Reacciones de las formaciones políticas

Nada más conocerse las estimaciones, el líder del PS, Jean-Christophe Cambadélis, ha anunciado su dimisión: «Hay que construir una nueva oferta política de izquierdas para contrarestar el neoliberalismo y el nacionalismo», ha indicado, y ha señalado que una dirección colectiva se hará cargo del partido.

Mientras, el portavoz de Los Republicanos, François Baroin, ha destacado que el veredicto de las urnas «es claro», en referencia a la holgada victoria de Macron. «Los Republicanos tienen un grupo suficientemente importante como para que puedan ser escuchados en la Asamblea Nacional, pero deberán comenzar su reconstrucción y juzgar a su jefe de filas para las legislativas», ha afirmado Baroin.

Por su parte, el primer ministro del país, Edouard Philippe, ha subrayado que los resultados significan que los ciudadanos «han preferido la esperanza a la cólera. Habéis dado una mayoría clara al presidente de la República y al Gobierno».

El líder del movimiento La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, ha anunciado la formación de un grupo parlamentario propio al que se incorporarán los diputados afines elegidos en esta segunda vuelta. «Hay muy buenas noticias: la primera es que la gran abstención tiene un significado político de ofensiva», ha apuntado Mélenchon. Según él, la baja participación supone «una huelga general cívica en estas elecciones».

La segunda buena noticia es que el pueblo francés «tiene en la Asamblea un grupo, La Francia Insumisa, coherente, disciplinado y a la ofensiva», ha argumentado.

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, ha sido una de las últimas en salir a la palestra. Ante los medios, ha subrayado la «fragilidad» de la legitimidad de la mayoría de Macron a raíz de la baja participación. «Somos la únca fuerza de la resistencia a la disolución de Francia», ha apuntado Le Pen, que considera que el país vive «un estado de cansancio y fatiga frente a la política».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK