Puigdemont y Urkullu coinciden en que si la legalidad es «un corsé», hay que cambiarla

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, han mantenido en Barcelona una reunión en la que han defendido un proceso dialogado con el Estado español que dé respuesta a las «diversas realidades nacionales».

Naiz|Barcelona|2017/06/19 19:36|9 iruzkin
Urk-puig
Urkyllu y Puigdemont se saludan en la Generalitat. (IREKIA.EUS)

En un momento en que sus respectivos gobiernos simbolizan dos estrategias diferentes, Puigdemont y Urkullu han mantenido una reunión de trabajo en el Palau de la Generalitat.

La reunión ha servido para que ambos mandatarios analizasen en profundidad la situación política, institucional y social de Catalunya y la CAV, así como del conjunto del Estado y de Europa, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

En la nota su subraya que Puigdemont y Urkullu coinciden en que la legalidad «no es inmutable», sino que debe servir para «resolver problemas políticos y sociales».

«Si la legalidad se convierte en un corsé que ahoga las aspiraciones democráticas, no sirve para solucionar los problemas de las naciones y los pueblos y hay que cambiarla y adaptarla», han señalado.

Según ha indicado el Ejecutivo de Lakua, ambos dirigentes han constatado las dificultades de avanzar ante la «estrategia de quietud» impuesta por el Gobierno español y han compartido que el Estado no puede imponer un determinado modelo territorial y que la apelación y el recurso permanente a la legalidad no van a resolver el problema.

Tras el encuentro, Urkullu y Puigdemont han acudido al acto en recuerdo a las víctimas de Hipercor, en el 30 aniversario del atentado.