Representantes de Lakua e Iruñea acuden al homenaje a las víctimas del atentado de Hipercor

El lehendakari Iñigo Urkullu y la consejera navarra de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, han asistido al homenaje a las víctimas de Hipercor, en el que hace 30 años fallecieron 21 personas en un atentado de ETA.

Naiz|Barcelona|2017/06/19 22:04
Hiperb
Ana Ollo e Iñigo Urkullu, entre los asistentes institucionales al acto de recuerdo por el atentado de Hipercor. (Gobierno de Nafarroa)

El acto principal ha tenido lugar ante el monolito de recuerdo a las víctimas en la Avenida de la Meridiana. Han asistido representantes de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona, también del Gobierno español, junto a colectivos de víctimas y los ya mencionados ejecutivos de Iruñea y Gasteiz.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido disculpas a las víctimas de Hipercor por si el Ayuntamiento no ha estado siempre a su lado, un «mea culpa» al que se ha añadido Puigdemont porque «algunas veces, demasiadas», las instituciones no han estado «a la altura» y no han sabido «responder» a las necesidades de las víctimas, sin «empatizar».

Puigdemont ha sido abucheado por parte de los asistentes al iniciar su intervención, con gritos como «Viva España» o «golpista», lo que ha obligado a intervenir al presidente de la  Associació Catalana de Víctimes d'Organitzacions Terroristes (ACVOT), José Vargas, para pedir que se le permitiera continuar.

Minutos antes, el ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, había pedido que la UE potencie la Carta de Derechos de las Víctimas del Terrorismo para garantizar por igual los derechos de las víctimas de un atentado, independientemente del país europeo. También ha afirmado que la Policía española, la Guardia Civil, los Mossos y la Ertzaintza se coordinan «de verdad» y tienen gran «dedicación».

Al finalizar, estudiantes de la escuela de música Sis Cordes de Lloret de Mar (Girona) han entonado el «Cant dels ocells» mientras familiares de las víctimas depositaban un ramo de flores junto al monumento erigido en la Avenida Meridiana.