Llaman a manifestarse en setiembre para que Izar pueda ir a la ikastola en Donostia

A la presa vasca Sara Majarenas le han denegado el tercer grado, la libertad condicional y hoy mismo su derecho a cumplir condena en Donostia. Por ello, si las cosas no cambian, su hija Izar comenzará el curso de preescolar en una escuela de Alcobendas. La plataforma Izarrekin Sara Etxera ha convocado una manifestación el próximo 3 de setiembre bajo el lema «Izar Sararekin ikastolara».

@belastegi|Donostia|2017/07/12 14:25|9 iruzkin
Saraizar
Kontxi Ibarreta, la madre de Majarenas, frente al cartel de la manifestación. Juan Carlos RUIZ / ARGAZKI PRESS

La madre de la presa donostiarra Sara Majarenas, Kontxi Ibarreta, ha sido la responsable de contar la situación que viven tanto su hija como su nieta Izar seis meses después de que la pequeña fuera agredida por su padre. Ha recordado que viven en una casa que llaman «de acogida» pero que en realidad depende de la cárcel de Aranjuez, y las presas deben respetar el régimen que se le impone.

Sin embargo, no todas las residentes tienen los mismos permisos. Mientras que las demás presas tienen 36 días al año de permiso, Majarenas tiene solamente 6; las demás mujeres pueden unir hasta 4 días e ir a sus respectivos pueblos, mientras que Sara solo puede estar 12 horas fuera de casa; además, a diario, las presas tienen una hora por la mañana y tres por la tarde para salir de paseo, mientras que a la donostiarra se le suprime la de la mañana. Así, solo puede salir con su hija al parque de 17.00 a 20.00, momentos en los que aprovecha también para reunirse con sus abogados pues de otro modo no se lo permiten.

«Miedo me da agosto», ha dicho Ibarreta, pues «en agosto todo el mundo se va y ellas se van a quedar en Madrid, a 40 grados y solo pudiendo salir tres horas al día, las más calurosas». Además, en julio están realizando actividades como ir al zoo o a la piscina, pero a Sara no le está permitido participar. Por todo ello, para que Izar pudiera salir de casa más tiempo y pudiera relacionarse, la apuntó a una guardería, pero esta cierra en agosto, así que se encontrarán madre e hija solas en el piso, sin poder salir apenas.

La madre de Sara Majarenas ha informado también de que le han denegado el tercer grado penitenciario, la libertad condicional y, esta misma mañana, también su petición para cumplir condena en una cárcel de Donostia. Por ello, cuando llegue setiembre e Izar deba empezar preescolar no podrá hacerlo en una ikastola y tendrá que iniciar el curso en una escuela de Alcobendas.

Majarenas cumple la totalidad de su condena el 9 de abril de 2018, cuando ambas podrán volver a Intxaurrondo, pero la niña deberá afrontar la dificultad de adaptarse entonces a la ikastola, a sus nuevos compañeros, todo a mitad de curso.

Manifestación el 3 de setiembre

Por otro lado, Ibarreta ha explicado que la niña ha progresado sicológicamente desde que su padre le atacara pero se encuentra en un estancamiento, pues tiene un gran apego hacia su madre, la única persona a la que tiene en Madrid. Para avanzar necesita un entorno seguro rodeada de sus seres queridos, de otras personas en las que pueda confiar.

«Cuando vamos a verlas nos reclama, y cuando nos vemos llora», ha apuntado su abuela. A su vez, ha señalado que cuentan con el apoyo del Ayuntamiento de Donostia y del Parlamento de Gasteiz, pero que ha llegado el momento de dar un paso más para conseguir que Izar comience el curso en la ikastola junto a sus compañeros el 7 de setiembre. Para ello, pretenden movilizar a la ciudadanía en una manifestación que partirá del Boulevard el 3 de setiembre a las 13.30, bajo el lema «Izar Sararekin ikastolara».