Juncker pide «un solo capitán» para dirigir el Consejo Europeo y la Comisión por «eficacia»

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha reclamado «un solo capitán» para dirigir el Consejo europeo y la Comisión Europea porque, a su juicio, este cambio es necesario para conseguir una Unión Europea «más eficaz», «legible y comprensible». Ha abogado también por establecer la figura de un ministro europeo de Economía.

NAIZ|ESTRASBURGO|2017/09/13 12:11
Juncker
El presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, besa al vicepresidente, Frans Timmmermans, en el pleno celebrado en Estrasburgo. (Patrick HERTZOG/AFP)

«Más democracia significa más eficacia. Europa funcionaría mejor si fusionáramos a los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo Europeo», ha resaltado Juncker en su discurso anual sobre el estado de la Unión ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo, donde ha subrayado que «el paisaje europeo sería más legible y más comprensible si el navío europeo estuviera pilotado por un solo capitán».

Juncker ha apoyado su propuesta en que la «eficacia» europea ganaría fuerza si se «fusionaran» estos dos puestos, que actualmente se reparten él y el exprimer ministro polaco, Donald Tusk.

En este sentido, ha querido aclarar que la idea de contar con un único presidente para estas dos instituciones europeas no busca beneficio propio ni para Tusk y ha recordado que no tiene intención de repetir al frente del Ejecutivo comunitario cuando concluya esta legislatura.

«No tengo nada en contra de mi buen amigo Donald (Tusk). Esto no va contra Donald o contra mí», ha dicho.

«El hecho de contar con un solo presidente reflejaría mejor la verdadera naturaleza de nuestra Unión Europea, a la vez como una unión de Estados y como una unión de ciudadanos», ha resumido.

Ministro europeo de Economía

Por otro lado, Juncker se ha mostrado partidario de establecer la figura de un ministro europeo de Economía y también ha anunciado que el Ejecutivo comunitario realizará propuestas concretas sobre la creación de un Fondo Monetario Europeo en diciembre.

«Necesitamos un ministro de Hacienda y de Economía, un ministro europeo que pueda presentar reformas estructurales positivas en nuestros Estados miembros», ha asegurado el político luxemburgués.

Ha precisado que no se trataría de crear un nuevo cargo, sino de que el comisario europeo de Economía y Hacienda asuma esas funciones y también la presidencia del Eurogrupo, el órgano informal que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona.

«No pido que se cree un nuevo cargo, sino que por razones de eficiencia el comisario de la Unión Europea responsable de Economía y Hacienda, que en un caso ideal sería el vicepresidente de la Comisión Europea, se ocupe de esas tareas y sea, además, el presidente del Eurogrupo», ha explicado.

Asimismo, ha añadido que quien ocupe ese puesto deberá coordinar todos los instrumentos financieros necesarios «cuando un Estado miembro se vea amenazado por una recesión o una crisis fuerte», y ha agregado que deberá rendir cuentas ante el Parlamento Europeo.

«No siento especial simpatía frente a la idea de un Parlamento de la zona euro. El Parlamento del espacio euro es este Parlamento Europeo», ha recalcado el presidente de la Comisión, quien también ha manifestado su oposición a contar con un presupuesto para el euro y se ha mostrado partidario de «una línea presupuestaria para la eurozona» dentro del presupuesto de la Unión.

También ha indicado que Bruselas realizará propuestas concretas sobre la puesta en marcha de un Fondo Monetario Europeo el próximo diciembre.

Euro

Respecto al euro, el presidente de la Comisión ha propuesto la puesta en marcha de un instrumento de adhesión al euro que dé ayuda financiera a todos los países que quieran hacerlo.

Juncker se ha mostrado a favor de acabar con las asimetrías entre miembros de la Unión Europea y dijo que «todos los países que quieran entrar al euro deben poder hacerlo».

«Si queremos un continente en el que el euro una en vez de dividir, entonces debe ser una moneda que no sea solo para algunos escogidos», ha añadido.

Asimismo, ha apuntado que debe ser el objetivo que todos los países posibles se sumen a la Unión Bancaria.

«Todos en todo, el euro, la Unión Bancaria y Schengen», es la idea de Juncker para una Europa que vaya a una, una vez Reino Unido –un tema cuya mención ha rebajado hasta el mínimo– haya salido del club comunitario en marzo de 2019, han descrito fuentes diplomáticas antes del discurso del debate del Estado de la Unión.

La CE quiere facilitar, sin cambiar los criterios de convergencia, la entrada de los países al euro que aún no lo han hecho para conseguir la igualdad total de todos los miembros, sin asimetrías, según las mismas fuentes.

Para acabar con «los ciudadanos de primera y segunda» en la UE, dijo el presidente de la CE en su discurso, en el que también ha abogado por una autoridad europea laboral, para luchar contra las desigualdades de sueldos y derechos en el trabajo.

Con todo ello, Juncker quiere acercarse a los países más al este de Europa, donde están muy presentes los movimientos antieuropeos, de cara a las próximas elecciones europeas de 2019, que tendrán lugar solo dos meses después de la salida efectiva de Reino Unido.