Logroño asalta el Anaitasuna al derrotar a un rival que estaba invicto (27-29)

El Balonmano Logroño asaltó La Catedral al derrotar contra pronóstico al Helvetia Anaitasuna, que había ganado todos sus partidos esta temporada, gracias a una gran segunda parte, con excelente portería y defensa, y acierto en ataque (27-29).

NAIZ|IRUÑEA|2017/11/08 22:37
Bb_20171108502494
Anaitasuna ha perdido su carácter de invicto ante el Logroño. (Jagoba MANTEROLA/ARGAZKI PRESS)

El conjunto local, que había firmado un comienzo de temporada perfecto con ocho victorias en Liga y dos en Copa EHF, llegó al descanso con cuatro goles de ventaja, pero el Logroño, situado en los puestos bajos de la tabla, le dio la vuelta al encuentro con un sobresaliente Krupa en la portería (22 paradas) y un brillante Ángel Fernández en ataque (diez goles).

El conjunto riojano empezó fuerte el partido, con un inspirado Ángel Fernández desde el extremo, autor de tres goles en los primeros minutos (2-3).

Krupa estuvo acertado en la portería visitante desde el comienzo, pero el Anaitasuna aprovechó una inferioridad del Logroño para voltear el marcador con dos goles seguidos de Gastón y el portero Sergei desde campo propio sin guardameta rival (8-6).

Las alternativas en el marcador se sucedieron hasta rebasada la primera fase de la primera mitad. Coincidiendo con la segunda exclusión de Garabaya en la filas riojanas (m.18), el Anaitasuna aceleró en los últimos minutos para abrir una brecha de cuatro goles al descanso con Nantes y Balenciaga como hombres más destacados (16-12).

El equipo de Jota González salió arrollador en el segundo periodo y con un parcial de 1-6 pasó a controlar el partido (17-18). Los locales estuvieron imprecisos en ataque, incómodos ante la defensa con hombre avanzado del Logroño, que tuvo al checo Krupa en un muro en la portería.

Garabaya estaba siendo clave tanto en ataque (tres goles en la segunda parte) como en defensa, pero sufrió su tercera exclusión y vio la roja en el minuto 47.

A falta de nueve minutos para el final el 20-24 en el electrónico parecía insalvable para el Anaitasuna, pero el equipo navarro equilibró el encuentro con los goles de Nantes (25-25), aunque no supo jugar los últimos minutos en superioridad, por exclusión de Kukic, con 26-27 en el marcador, y el Logroño sentenció con nuevas intervenciones decisivas de Krupa y un gol final de Garciandia (27-29).