Expulsadas de un avión por hablar en catalán

Dos pasajeras fueron expulsadas por hablar en catalán con una azafata de un avión de la compañía Vueling. Fueron además, identificadas por la Guardia Civil y no pudieron comprar otro billete en la taquilla. Los hechos ocurrieron en el aeropuerto del Prat, en Barcelona, según recoge Vilaweb.

NAIZ,|2017/11/14 09:53
Hegazkina
Los hechos ocurriero el sábado en el aeropuerto del Prat. (Thinkstock)

Dos residentes en Menorca, de 72 y 59 años, fueron expulsadas de un vuelo de Vueling entre Barcelona y Menorca por hablar en catalán a la tripulación.

Los hechos, recogidos por Vilaweb, ocurrieron la tarde del sábado en el aeropuerto del Prat. Al parecer, ya dentro del avión una azafata pidió a una de estas mujeres que guardara una lámina de pintura en el compartimento superior. La pasajera le respondió en catalán que lo preveía hacer, pero dijo que estaba esperando a que todo el mundo guardara sus cosas, para no arrugar la pintura. La azafata, sin embargo, se mostró molesta por que le hablaran en catalán: «Usted me ha de contestar en castellano, ¿o es que no lo habla?» le espetó la azafata según recoge el diario, que se hace eco de la denuncia de la pasajera.

La otra mujer, que se encontraba en el pasillo del avión salió en defensa de la pasajera, recriminando a la azafata que le había perdido el respeto. Después del incidente, otra azafata les dijo a las dos que el capitán quería hablar con ellas.

El capitán estaba acompañado por una pareja de la Guardia Civil, y tras asegurar que habían faltado al respeto a la azafata, les obligó a abandonar el avión. Pese a que las dos alegaron que sólo habían hablado en catalán, el capitán las echó asegurando que la «decisión era firme». Las dos mujeres fueron identificadas por la Guardia Civil, según Vilaweb.

Sin poder comprar otro billete

Una vez expulsadas del avión, intentaron realizar una reclamación y comprar otros billetes, pero en la taquilla les informaron que tenían prohibido venderles un billete. Para salvar esta situación, compraron los billetes vía telefónica y consiguieron volar el domingo.

La expulsión de estas mujeres ha tenido gran repercusión en las redes sociales. La aerolínea respondía ayer, a través de Twitter, apuntando que sus tripulaciones con base en Barcelona hablan catalán y que están analizando qué pasó en el vuelo del sábado.

Por su parte, el eurodiputado catalán Ramon Tremosa anunciaba, también en Twitter, que denunciará ante la Comisión Europea esta «violación de los derechos fundamentales».

Incluso el President Carles Puigdemont ha denunciado los hechos en su cuenta de Twitter.