‘Sarajevo. Guerra y Paz’, de Gervasio Sánchez
2017/04/05 - 2017/05/17
Donostia
Gipuzkoa
Gervasio-sa_nchez
AIPAMENAK

«Las guerras no terminan cuando se firma un trozo de papel ni cuando la Wikipedia lo dice», pues «sus consecuencias son a largo plazo y duran décadas», afirma el fotoperiodista Gervasio Sánchez, quien aspira a transmitir esta idea en su nueva muestra sobre el antes y el después de Sarajevo.

Y en los primeros que desea que «cale» su trabajo es en los «chavales», unos 350, de 12 a 17 años, estudiantes de ESO y Bachillerato de varios centros educativos donostiarras, a los que dedicará los días 6 y 7 sesiones guiadas específicas de su exposición ‘Sarajevo. Guerra y Paz’, que acoge desde el 5 de abril hasta el 17 de mayo la sede de la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa.

El prestigioso reportero, Premio Nacional de Fotografía 2009, ha resaltado que se exponga la muestra en la capital guipuzcoana coincide deliberadamente con el inicio, hace ahora 25 años, del «desastre» bélico de los Balcanes, «en el patio trasero de la Europa de Maastricht».

Como en tantos otros conflictos armados, cuya violencia lleva captando con su cámara hace tres décadas, Sánchez fue testigo de las atrocidades en Bosnia y del mayor asedio de la historia moderna, el sufrido por Sarajevo, pero también de las secuelas que aún persisten en la ciudad.

«Las guerras no son sólo los muertos» y el resto de «daños físicos» sino «las consecuencias» que deja «a largo plazo», «el impacto que tiene en las sociedades» y «cómo destruye los puentes de la convivencia», ha señalado Sánchez, quien ha asegurado que la capital de Bosnia-Herzegovina no ha vuelto a ser la de antes.

Ha asegurado que «ya no existe la Sarajevo de antes de la guerra, crisol de culturas y religiones», pues «la mayor parte de los jóvenes y de los serbios se han marchado» y el país ha sufrido «un retroceso tremendo». «Económicamente está hecho un desastre y políticamente es un caos», ha apostillado.

 

KOKAPENA
San Juan Kalea, 27
Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa
Donostia
Gipuzkoa