0 iruzkin

La mediación para la sumisión


Todas las mañanas en Info7 irratia

Miramos, un día más, a Catalunya. Para sentir orgullo por la magnífica movilización popular del sábado en Barcelona y lástima por el papel -el papelón- del nacionalismo tibio -o fresco- del PNV.

En Catalunya hay decisión y valentía, con características transversales, y en Euskal Herria, el jelkidismo se jacta de sus esfuerzos para lograr que el nacionalismo catalán se retractara, volviera a sus cuarteles y el españoleo volviera a regir sobre sus tierras tuteladas.

Desde la sumisión, el Lehendakari Urkullu, ha tratado de forma sostenida y casi desesperada de convencer a la clase política catalana de que es mejor seguir como estaban que emprender la aventura de la emancipación. Y, además, lo proclama en tono altanero.

A los miles de gudaris que pagaron con la cárcel o la vida, les toca llorar.

/