0 iruzkin

Xabi Prieto, el mejor ejemplo

Xabi Prieto, el mejor ejemplo


Xabi Prieto trasmitía el domingo en una interesante entrevista en GARA que cree que éste puede ser su último año a pesar de que es el jugador de campo al que más minutos ha dado Eusebio hasta ahora, que está en el mejor nivel de su carrera y que no hay un sustituto ni en la cantera ni en el mercado de sus características únicas.

Anuncia que la decisión definitiva la tomará en los últimos meses de la temporada y lo que cabe esperar es que su amor a la Real desde niño se imponga y entienda que lo mejor para su club es que siga mucho más que un gran jugador. Es además el mejor ejemplo para todos los compañeros y para todos los niños que sueñen con ser futbolistas... y para sus padres.

Revela en la entrevista que el suyo no es el típico caso de chaval que entra en la Real en infantiles y avanza por esa autopista hasta la élite. La Real no lo llama hasta su primer año juvenil y lo cede al Hernani y no le confirma en su equipo juvenil hasta el último día de la pretemporada siguiente.

Y durante todos esos años lo quisieron fichar el Antiguoko y el Athletic y prefería jugar con sus amigos en su ikastola. Solo cuando lo llamó el club del que era socio desde los seis años decidió dejar el entorno en el que más disfrutaba, que es lo principal para los chavales.

Es un ejemplo en su proceso formativo y también como futbolista para todos sus compañeros. Lleva catorce temporadas en el primer equipo y nunca ha generado ningún problema. Ha dado un nivel altísimo y es significativo que el jugador de más edad sea el que más minutos juega esta temporada y que mañana cumplirá ochenta partidos de Liga seguidos sin dejar de jugar ninguno desde el 18 de octubre de 2015, cuando fue convocado al Vicente Calderón y no llegó a jugar.

Ese dato demuestra no solo su nivel su profesionalidad para dar un nivel tan alto, también al cuidarse para evitar las lesiones, y con su comportamiento para evitar las tarjetas. Lleva cinco amarillas en las tres últimas temporadas, en las que ha estado convocado en todos los partidos, en dos sin jugar.

Xabi Prieto ha conseguido con su trayectoria además que la figura del capitán en la Real alcance el reconocimiento y el respeto que merece. Después de que Agustín Aranzabal y Aitor López Rekarte fueran maltratados en su campo y de que Mikel Aranburu prefiriera marcharse antes de que su público se cansara de él, Xabi Prieto ha conseguido que todo Anoeta se rinda ante él, como quedó claro en el partido contra el Villarreal en Anoeta en la que fue homenajeado Y todos los aficionados desean que siga en su equipo. A ver si entre todos conseguimos que Xabi Prieto entienda en marzo o abril que lo mejor para su club, también para los jóvenes a los que que quiere cederles el testigo, es que continúe.




Entrevista a Xabi Prieto publicada en GARA el 12 de noviembre



«Creo que puede ser mi último año, pero prefiero no pensar en eso»
Joseba ITURRIA
Xabi Prieto (Donostia, 1983) vive su decimocuarta temporada en el primer equipo como si fuera la última y agradece el homenaje de su afición en el partido de Anoeta con el Villarreal, con un gol que celebró con su gente con su mano dirigida al escudo y su corazón.

Esta temporada no pudo comenzar mejor con el homenaje de Anoeta ante el Villarreal...
Sentí algo que no había sentido hasta ahora. Fue el día más bonito con la camiseta de la Real. A parte de que salió todo de maravilla. Enseguida nos pusimos ganando en un partido muy complicado y poder ganar 3-0, poder marcar y sentir el cariño de muchísima gente... Me fui emocionado y muy contento para casa.

¿Como vivió ese día de protagonista cuando no le gusta serlo?
Al final quería que pasase rápido y, sobre todo, que no afectara al equipo. Te estás jugando tres puntos y lo realmente importante es eso. No me gusta sentirme protagonista ni ser el foco de la atención y te sientes un poco incómodo, pero una vez que lo vives y ha pasado fue un día superemocionante. Lo recordaré toda la vida, estoy muy contento de haber podido vivir algo así en Anoeta delante de tus amigos y de tu afición.

Lo más bonito es que fue un acto que nunca se había registrado en la Real y que la ovación en el minuto 10 la piden aficionados y la secunda todo el público...
Me habían dicho algo, pero tampoco sabía si en el minuto 10 iban a corear mi nombre o me iban a aplaudir o cómo iba a salir. Sabía que Jokin me iba a dar una camiseta, pero no pensaba mucho en ello. Quería que todo fuese lo más normal posible, hacer un buen partido en lo personal y lo colectivo y que el equipo ganase. Esa ovación en el minuto 10 y la de después de marcar mi gol me pusieron la piel de gallina. Ves que eres querido y respetado por tu gente y eso es lo máximo.

¿Ese día supone un cambio en la valoración de los jugadores de casa que deciden desarrollar toda su carrera en la Real?
El respeto es uno de los valores que tiene que predominar en un club como la Real. No solo al jugador de casa, a cualquier jugador que lleve la camiseta de la Real. Las cosas pueden salir mejor o peor, rendir más o menos, pero todos los jugadores intentamos hacerlo lo mejor posible. Al llevar más años sabes cómo es el fútbol, se nos mide por el rendimiento, por lo que damos en el campo, y los futbolistas lo entendemos perfectamente.

El brazalete de capitán casi suponía una condena para el que lo recibía y ha conseguido generar un ambiente de respeto absoluto.
Pasó con Agus y con Aitor y fue duro, pero Mikel no creo que se fuese por miedo a los pitos. Mikel terminó a muy buen nivel y tuvo una despedida muy bonita y para mí siempre ha sido un ejemplo y donde mirarme.

¿Hasta qué punto en su decisión de valorar cada año si seguir o no influye un deseo de irse bien?
El marcharte con un buen sabor de boca es importante y sí que lo valoro y sí que lo pienso a la hora de tomar la decisión de continuar o no. Al final, cuando llega marzo o abril y tienes que tomar una decisión, sabes que va a durar un año y no sabes cómo vas a responder, si el mister va a confiar en ti, si vas a jugar mucho o poco.... Es una apuesta que haces, pero sí que me gustaría terminar bien mi carrera.

Soy de los que piensa que un jugador como usted debería seguir más años porque incluso cuando baje su nivel en el campo aporta mucho en el vestuario y como referente a los jóvenes. Por ejemplo, Xavi en su último año en el Barça aportó muchísimo en lo que jugó y se notó luego más tras su marcha...
Está claro que la gente que llevamos más tiempo tenemos más experiencia y fuera del campo se pueden aportar cosas sin ser tan determinante o tener tantos minutos. Pero soy de los que piensa que llega un momento que tienes que dejar paso a la gente joven, a otras generaciones, que nosotros ya hemos tenido la suerte y el privilegio de disfrutar de esta profesión muchísimos años. Hay que dejar paso a esa gente que va tocando la puerta y va demostrando que puede hacer cosas importantes.

¿Viendo el nivel que da no cree que puede jugar aún más?
Creo que puede ser mi último año, pero prefiero no pensar mucho en eso y seguir como la temporada pasada, que lo llevé bastante bien, y cuando llegue el momento de tomar la decisión sentarme con el presidente, ver lo que pensamos y tomar una decisión.

Porque es uno de los que más minutos juega y además está en el mejor nivel de su carrera...
En ese sentido no puedo pedir más. Estoy muy contento de la participación que tengo, estoy disfrutando, el equipo marcha bien y todo eso ayuda a que el día a día sea bonito y venga feliz a Zubieta. A medida que pasan los años entiendes mejor el juego, te sitúas mejor, ves mejor los espacios, que es de lo que se trata. De coger bien la posición, saber cual es tu rol, saber qué puedes aportar al equipo... Me noto mucho más seguro en el campo que cuando era joven.

¿No cree que su carrera hubiera sido mejor aún si llega a jugar siempre en el centro, porque en banda no ha sido especialmente rápido y su nivel ha aumentado desde que pasó al centro?
Sinceramente siempre me he sentido media punta, siempre he jugado en esa posición hasta que en juveniles jugué más en banda derecha. Durante muchos años he estado muy cómodo jugando en banda, por mis características era capaz de desbordar, de asistir, de venirme para el centro... Me encontraba cómodo y he disfrutado mucho jugando en esa posición. No sé si jugando en el centro siempre habría rendido más porque no es fácil jugar en el centro y no sé si habría sido capaz de hacerlo bien cuando era más joven.

Dijo que le gustaría ganar un título con la Real...
Ganar algo con la Real sería un sueño, poder levantar un título es lo máximo a lo que puede aspirar un futbolista. Ganar algo con la camiseta que sientes desde txiki sería un sueño hecho realidad. Tenemos un muy buen equipo y estamos capacitados para ello sabiendo las dificultades que tiene cada competición. Creo que somos capaces de llegar lejos tanto en la Copa como en la Europa League.

¿Es de los que piensa que hay que apostar por un título o también hay que buscar lo máximo en la Liga para volver a Europa?
Ya sabes que te voy a contestar... Hay que apostar al máximo por las tres competiciones. Tenemos una plantilla de 23 jugadores y estamos capacitados para rendir bien y ser competitivos en las tres. Es verdad que hay muchos partidos, muchas semanas, que tienes que jugar tres encuentros en siete días, pero creo que podemos estar arriba en las tres competiciones y trataremos de llegar lo más lejos posible en las tres.

Se ve además un equipo que confía y disfruta con lo que hace...
Al tener un estilo y unos automatismos, eso ayuda a que cada partido sepas lo que quieres y lo que tienes que hacer. Sabes cual es tu hoja de ruta. Años atrás era algo que nos faltaba, echábamos de menos una forma de jugar definida. Sea una o la otra, pero es importante saber en cada momento lo que quiere el mister.

¿Cómo vivieron el anterior parón después de las derrotas y de los muchos goles encajados?
Fueron unas semanas complicadas. Ver que cada partido te hacen gol con facilidad sin que te lleguen muchas veces, que encajas muchos goles. Era motivo de preocupación. Nos juntamos, vimos en qué estábamos fallando, en qué podíamos mejorar y creo que hemos conseguido cortar esa sangría. Tampoco era algo sistemático, era fácil de corregir, sobre todo darnos cuenta de que cuando teníamos el balón, la gente que estaba por detrás debía estar preparada para la pérdida y para parar las contras.

En una conversación privada con Gaizka Garitano, que le da mucha importancia al trabajo sin balón, destacaba lo que defendía Xabi Prieto y su importancia en ese trabajo tras pérdida y que se nota cada vez que falta...
Gaizka me mira con buenos ojos... Todos tratamos de aportar cuando tenemos el balón y cuando no. Por mis características no soy un jugador que tenga mucha pierna, por eso tienes que anticipar un poco antes que el resto. Hoy en día es fundamental ser capaz de anticiparte a las jugadas o estar preparados para que cuando tu compañero pierde el balón estés bien posicionado.

¿Cómo afrontan el siguiente bloque de partidos?
En Europa trataremos de ganar al Rosenborg y jugarnos la primera posición en casa contra el Zenit. En Copa pasar la ronda y meternos en octavos, que ya estás cerquita de meterte en la pomada de la competición y de llegar lejos. Y en Liga tratar de seguir sumando y estar cerca de los puestos europeos, que es lo que se debe exigir al equipo. Si nos metemos en Europa, mucho mejor. Poder disfrutar de estas competiciones es muy bueno.

¿Pero va a dejar la oportunidad de jugar en el nuevo Anoeta?
No me va a dar tiempo, faltan dos años..., pero lo podré disfrutar como socio y como aficionado. Tengo ganas de ver cómo queda, tiene muy buena pinta.

¿Tampoco le motiva poder ser el realista con más partidos?
No. Mucha gente me lo comenta, pero el número de partidos no es uno de mis objetivos. Es cierto que es muy bonito y un motivo de orgullo estar entre los diez que más partidos han jugado, pero no es más que un número y sería engañarme a mí si continuara para superar a leyendas como Arconada, Zamora, Larrañaga o Gorriz. No.

Pero el problema es que no hay un jugador de sus características para sustituirle...
Creo que los Guevara, Gorostidi o Sangalli tienen que tener la misma oportunidad que he tenido yo y si voy alargando mi carrera algún chaval se quedará sin la oportunidad que tuve yo. Hay que saber dar un paso a un lado y dejarles el camino.

Pero el problema es que no les darán esa oportunidad y se fichará a un jugador para sustituirle...
Pues que acierten con el fichaje.

«El Athletic me quería, pero si no entro en el juvenil el último día de pretemporada habría vuelto al Lizeo»

Es un caso único porque tuvo la opción de ir al Antiguoko y prefirió seguir en el Santo Tomas Lizeoa hasta que le llamó la Real en juveniles y habría vuelto a la ikastola a pesar del interés del Athletic si el último día de pretemporada de su segundo año juvenil Roberto Olabe no decide que se quedaba.

Es curioso porque su camino no ha sido fácil. La Real no lo ficha hasta juveniles y estuvo a punto de descartarlo...
El primer año juvenil vengo a hacer la pretemporada y acabo cedido en el Hernani, de la Liga Nacional. Yo estaba contento con los amigos en la ikastola (Santo Tomas Lizeoa) y cuando la Real decide cederme al Hernani, hablé con el aita porque quería volver al Lizeo. No quería ir al Hernani, prefería volver a la ikastola, pero me dijo que probara en el Hernani unos días y que si no estaba contento volviera a la ikastola. Estuve muy contento y fue una buena decisión. El segundo año juvenil vuelvo a hacer la pretemporada con la Real, con Roberto Olabe, y hasta el último día de la pretemporada no me dijeron que me quedaba. A todos los juveniles les habían dado ya el chándal y sabían que se quedaban y yo estuve en duda hasta el último día. No fue fácil, pero...

¿Qué habría decidido si ese día le dicen que no se queda en la Real?
Volver a la ikastola con mis amigos. Lo tenía claro. Estaba el Athletic, que andaban detrás y que le habían llamado a mi aita porque querían que me fuera para allí. Pero esa opción no pasaba por mi cabeza. Era juvenil, estaba en la ikastola y nunca pensé en ir a Bilbao, ni a jugar ni a estudiar. Y sí, habría vuelto al Lizeo.

Es el único jugador que he conocido con esa mentalidad porque además del Athletic también le llamó el Antiguoko...
El Antiguoko me llamó muchos años, era lo mismo que ahora. Pero jugando en la ikastola era feliz, encima teníamos muy buen equipo. No veía un salto grande, que fuera a conseguir algo diferente por ir a un club como el Antiguoko. Tenía más recursos, mejores categorías, pero a esa edad tenía claro que no me llamaba dejar de jugar con mis amigos por irme al Antiguoko y por eso tomé esa decisión.

Eso demuestra lo que significa la Real para usted desde pequeño. Solo dejó de jugar con sus amigos cuando le llamó...
Desde los seis años era socio en Atotxa. Lo recuerdo desde pequeñito. Disfrutaba muchísimo con mi aita y mi osaba. Era tanto lo que significaba ir a Atotxa que mis aitas si hacía una trastada o me pegaba con mi hermano y querían que parara me amenazaban con que no iba a ir a Atotxa. Y paraba... Desde pequeño me encantaba el fútbol y la Real y lo sentía así...

 

/