1 iruzkin

100 años de la revolución de Octubre, el cambio sigue siendo posible

100 años de la revolución de Octubre, el cambio sigue siendo posible

Hoy 7 de noviembre de 2017 se celebran 100 años del hecho clave de la Revolución Rusa, la toma del Palacio de Invierno. Era la la sede del gobierno provisional establecido tras la abdicación del último zar ruso, Nikolai II. Realmente el palacio se asalto la madrugada del 26 de octubre (8 de noviembre según el calendario actual y no el que se utilizaba en Rusia entonces). Pero todo esto es Historia, detalles sin mayor o menor importancia una vez que todo queda ya muy lejos a día de hoy.

Lo importante de verdad, lógicamente, es lo que supuso esa revolución. Hoy la mayoría de medios nos bombardea con los términos totalitarismo, terror, gulag, opresión, fracaso. Se centran a gusto en todo lo negativo que han podido encontrar en la historia rusa, que las de las otras repúblicas ni se acuerdan. No se si es por miedo, por orden o por intención propia, la inmensa mayoría omite el mensaje fundamental que dejó esa revolución, y es que las cosas se pueden cambiar.

El cambio sigue siendo posible hoy en día. Pocos parecen creen en él. Sistema político, economía, constitución… todo ello son solo conceptos temporales que las personas podemos y debemos cambiar para evolucionar y progresar. Hace 100 años cayó la monarquía rusa primero y el estado ruso tal y como existía desde hace algo menos de mil años después. No fue el fin del mundo, ni esa sociedad fue una sociedad atrasada o poco evolucionada. Ese cambio de manera y pasiva le ha traído un gran cambio a la Humanidad. Sin esa revolución el mundo no seria mejor hoy en día. Esa revolución no es la responsable, por ejemplo, del capitalismo más caníbal, del fascismo o la existencia, todavía, de monarquías.

Esa revolución tiró por los suelos el dominio de unas pocas familias sobre el pueblo. Esas mismas familias que les decían que aquello no era posible. Que todo se iba a hundir sin ellos. La primera revolución industrial acabó trayendo a Rusia su propia revolución, hoy en día con otra revolución tecnológica en curso nada nos debería impedir un nuevo cambio. Ningún miedo a equivocarnos debe ser argumento, y los errores del pasado, los cuales claro que ocurrieron, son solo una buena base para mejorar y lograr algo mejor en el futuro.

Por todo ello voy a celebrar la Revolución de Octubre como un concepto que debe seguir siendo vigente ante la nueva era de feudalismo globalizante que nos quieren traer para que sigamos siendo los que trabajamos por subsistir y no levantemos la vista hacia un futuro diferente, igualitario y de progreso.  

/