Donostia 2016 capital europea de la cultura
Cap_cabecera
Albisteak
Goia admite que el espectáculo inaugural «no cubrió las expectativas»

El alcalde de Donostia, Eneko Goia, ha admitido que «resulta obvio» que el espectáculo ‘Puente de la Convivencia’, diseñado por el creador Hansel Cereza para dar inicio a la Capitalidad Cultural Europea «no ha cubierto las expectativas que existían o que habíamos depositado en el mismo».

NAIZ|DONOSTIA|2016/01/24 11:34
Aa_20160123532898
Dos grande ojos proyectados sobre el puente. (Juan Carlos RUIZ/ARGAZKI PRESS)

Eneko Goia ha comparecido en una rueda de prensa para hacer balance de los actos de inauguración de Donostia como Capital Cultural Europea junto con el director general de Donostia 2016, Pablo Berástegui, el director cultural y de participación ciudadana del proyecto, Xabier Paya y Enara Martínez, respectivamente, la consejera de Cultura, Cristina Uriarte, y el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano.

El primer edil ha señalado que a pesar de que «alguno» de los actos en referencia al celebrado en el puente María Cristina «no ha cumplido al cien por cien las expectativas» el balance general de los cuatro primeros días de programación como capital cultural es «positivo».

Preguntado por la opinión vertida por el teniente alcalde de la ciudad, Ernesto Gasco, en las redes sociales en las que pidió «disculpas» por el evento, Goia ha respondido que «para gustos son los colores» y que el edil del PSE «tendrá el suyo».

El evento ideado por el exmiembro de la Fura dels Baus Hansel Cereza concitó a miles de personas, pero la mayoría no pudo seguir y entenderlo debido a que no podía contemplarse adecuadamente desde el lugar reservado al público.

El primer edil ha puesto en valor el esfuerzo de recurrir a un escenario de la ciudad diferente, ligado al río y con el puente como protagonista.

«Se podría haber optado por algo fácil como fuegos artificiales en la bahía de La Concha, pero no es ese el objetivo de la capitalidad», ha indicado Goia quien ha subrayado que «el reto es descubrir nuevos espacios y eso exige ser arriesgado y osado».

Berástegui, por su parte, ha considerado que la realización se desarrolló de «forma correcta», pero «no dejó satisfechas a las 50.000 personas que lo presenciaron» aunque ha habido «diferencias en la percepción» según el nivel de implicación en el proyecto de las personas o de la «cercanía» con la que lo contemplaron.

«La visibilidad no era tan óptima como esperábamos», ha indicado, pero ha rechazado que hubiera un «error de base» en la concepción del espectáculo para poder ser visto por la multitud.

«Más allá de opiniones subjetivas», ha indicado, «estamos satisfechos de haber intentado hacer este ejercicio de visualizar la convivencia de forma audiovisual a través de un espectáculo que ha tenido momentos muy buenos y también detractores».

Berástegui ha explicado que han hablado con Cereza, quien les ha trasladado que hubo momentos que funcionaron en los ensayos y que fallaron ayer y ha apuntado a «algunos problemas en la realización» para seguir como estaba pautado.

«Todos habíamos confiado en la propuesta que conceptualmente era muy potente y que contaba con todos los elementos para que funcionara» aunque «no ha prendido» en el público como pensaban.