Erreportajea
 
Aiara, tiempo de cambio con viejas ofertas de capa caída

El 24M enfrenta en Aiaraldea a dos modelos de gestión reflejados en los dos municipios cabecera, Laudio y Amurrio, con EH Bildu y PNV al frente de las alcaldías. El otro fenómeno a calibrar es el de «menos siglas más independencia» de algunas plataformas.

Nerea GOTI|2015/05/20 08:58
0520_eh__laudio
Carteles electorales, con la estación de Renfe al fondo, en Laudio. (Monika DEL VALLE | ARGAZKI PRESS)

En Laudio, el municipio más importante en número de habitantes, el reto para los aspirantes a la Alcaldía no está solo en resolver los problemas más inmediatos. Hay signos de estancamiento, de pérdida de referencialidad del primer municipio de Araba tras Gasteiz, y por tanto en los próximos cuatro años habrá que decidir por dónde va a ir el desarrollo social, económico y urbanístico de Laudio. La cuestión está en si ese desarrollo se va a decidir en despachos cerrados, a golpe de talonario y hormigón, o se va a escuchar a la ciudadanía y se va a permitir un modelo de crecimiento, que no deje a nadie por el camino.

Tras cuatro años en que la crisis ha hecho una parte del derrumbe y las políticas de Madrid y Lakua la suya, la fuerza más votada en 2011 (EH Bildu) mantiene su apuesta por seguir en la senda del cambio, defendiendo los pasos dados en transparencia, responsabilidad en el gasto, cobertura social y participación. De hecho, en el balance de cuatro años de gestión, los datos constatan que el equipo liderado por Natxo Urkixo ha dedicado un importante esfuerzo al gasto social, en el que no ha escatimado recursos propios, por ejemplo, en garantizar las ayudas de emergencia social (AES) en Laudio durante todo el año o en la atención a personas y familias desprotegidas que no reúnen las condiciones de acceso. Las cuentas municipales están ya en condiciones de hacer frente a inversiones: 1,5 millones.

La creación de empleo es el otro caballo de batalla en esta campaña. La teoría y la práctica de la coalición soberanista ha sido «empleo sí, en las mejores condiciones que puede garantizar un consistorio». En Laudio ya se incluyen cláusulas sociales en los contratos que firma el Ayuntamiento, además de garantizar condiciones de convenio, donde otras administraciones solo pagan el SMI.

El PNV, descabalgado hace cuatro años, presenta una propuesta basada en la promoción económica, recuperación de locales municipales en decadencia y esfuerzo en el mantenimiento de calles y barrios, además de acabar «con la bronca y la confrontación» que ve en los plenos. Pero tienen que lidiar con gestos en los últimos cuatro años que afean el compromiso con el servicio desinteresado a la política, después de que una de las primeras medidas a su llegada a la presidencia de la Cuadrilla fuera proponer la liberación del presidente (cabeza de lista del PNV de Laudio entonces) una hora al día por 650 euros al mes.

Dada la importancia de una plaza política como Laudio en Araba, no deja de llamar la atención que importantes referentes de la experiencia política del PNV, como Antonio Aiz, Andoni Aldekoa, Norberto Aldaiturriaga o Covadonga Solaguren completen la candidatura en los puestos 7º, 10º ,18º y 20º.

Otro de los interrogantes es cuántos apoyos tendrá Omnia cuatro años después de su irrupción en la gestión municipal con un representante. Junto a su defensa del «apartidismo», en su balance estos cuaro años son conocidos sus «peros» a los perfiles lingüísticos exigidos en la administración o su recurso a la abstención cuando se tratan los derechos humanos de los presos vascos, aunque sean los del exalcalde de la localidad Pablo Gorostiaga.

También el PSE se plantea recuperar credibilidad en su proyecto en Laudio, con 100 medidas «para poner en marcha» el pueblo y la conocida edil Txaro Sarasola al frente.

Iñigo Pedruzo es cabeza de lista del PP e hijo del cabeza de lista de la misma formación en el vecino municipio de Aiara, en una candidatura con una independiente en el segundo puesto, después de una turbulenta legislatura en la que Carlos Urquijo pasó a delegado español y la lista tuvo que correr muchos puestos para ser sustituido por Paula Cuesta. Esta ha compartido acta de edil con su hijo, quien a su vez tuvo que dimitir más tarde por una cuestión de incompatibilidad y ser relevado por Luis Rabanera, hijo del que fuera diputado de Araba.

Amurrio, los cuatro y dos nuevos

En Amurrio, donde el PNV ha estado al frente de la Alcaldía estos cuatro años, tras 24 de mandato de Pablo Isasi (EA), los jelkides repiten cabeza de lista. Josune Irabien busca un refrendo en las urnas que les permita seguir en el Gobierno municipal. Entran en liza,la segunda fuerza más votada EH Bildu, con una propuesta de cambio de modelo, las ya conocidas fórmulas de PSE y PP y dos nuevas candidaturas. Por un lado, la plataforma Guk Bai, que se presenta como baluarte de independencia por no tener siglas detrás y pide el voto «a la inteligencia colectiva». Y otra plancha nueva, Podemos, aún con notable tirón mediático y un mensaje genérico, que aspira a superar los 300 votos conseguidos por Pablo Iglesias en los comicios europeos, pisando los talones al PSE.

Las últimas semanas ha sido especialmente intensas informativamente. La Alcaldía ha llevado a pleno la construcción del nuevo ambulatorio, una vieja demanda que llega rozando la campana y que la oposición ha relacionado directamente con un desesperado intento por presentar algo tras cuatro años de parón, después de que los jelkides presentaran como éxitos propios proyectos no directamente atribuibles a la gestión municipal. La última presentación, la del centro de salud, ha vuelto a poner en frente al PNV y EH Bildu. Los jelkides defienden que lo importante es tener un nuevo centro de salud y la coalición soberanista le reprocha que se ha decidido una ubicación sin debate ni informes previos, y que habrá nuevo ambulatorio pero con los mismos servicios, sin solucionar las necesidades de especialidades.

Hauteskundeak BEREZIA

Hauteskundeak Nafarroan

M24 Bilbo

M24 Donostia

M24 Gasteiz