Markel Olano
CANDIDATO A DIPUTADO GENERAL DE GIPUZKOA POR EL PNV

En un momento en que colea con fuerza lo ocurrido al final de su mandato con la liquidación de la AP1 investigada en los tribunales, el jeltzale Markel Olano parte con determinación total de recuperar el sillón de la Diputación de Gipuzkoa, para lo que no se marca líneas rojas. Habla mejor del PSE que de EH Bildu, a quien reduce siempre que puede a «izquierda abertzale».

«¿Si nos apoyaremos en el PP? Dependerá del resultado»
Ramón SOLA|Donostia|2015/05/22 08:08
Loading player...

COMPROMISOS


«No creo que recuperar la incineradora o derogar el Impuesto de Grandes Fortunas sea impopular»

¿Con qué perspectivas parte el PNV en Gipuzkoa? ¿Sería un fracaso no ganar?

No, no, no sería un fracaso. Hace cuatro años tuvimos una diferencia con lo que ahora es EH Bildu de 55.000 votos. Sabemos que no se va a volver a repetir esa diferencia. Va a ser un avance muy importante acercarnos mucho ahora.

En aquel escenario, decidieron no desalojar a Bildu, ¿por qué ahora sí?

Hemos asumido el compromiso. Pensamos que en Gipuzkoa tiene que producirse un cambio y que la alternativa es el PNV. Evidentemente quien tenga más votos tendrá preeminencia para empezar un proceso, y en la medida en que lo consiga formará gobierno, pero nosotros pensamos que tendremos esa oportunidad de formar gobierno. ¿Cuál es la diferencia ahora respecto a entonces? Que en este momento no hay una estrategia de ilegalización, que influyó muchísimo hace cuatro años, cuando nosotros dijimos expresamente que no ibamos a participar en dicha estrategia. En la medida en que toda aquella ola ha desaparecido, las condiciones se han modificado.

¿Aunque eso incluya apoyarse en el PP? ¿O tienen alguna línea roja?

No hemos establecido ningún tipo de previsión, todo va a depender del resultado. Es cierto que hemos observado que la izquierda abertzale se ha adelantado exponiendo esta previsión. Solo quiero recordarle que Laura Mintegi también presentó su candidatura a Lehendakaritza pese a que Iñigo Urkullu ganó las elecciones.

 

¿Hay sectores políticos, económicos, mediáticos... que les impulsan a echar a EH Bildu?

Yo lo que observo es una pulsión social. Decir que hay sectores interesados en esa cuestión forma parte del relato electoral, es una cuestión interesada.

¿Cuáles serían sus primeras medidas si ganara?

Se tienen que establecer medidas inmediatas en el campo económico, con apoyo a la actividad en el territorio porque hay una preocupación muy importante con el empleo. Y Gipuzkoa tiene que dar un salto en la eficiencia. Pero seguramente lo más importante que se tiene que producir es un cambio de modo de gobernar, se tiene que percibir que el gobernante escucha y se aleja de la imposición.

¿Cree que Bildu ha hecho algo positivo en Gipuzkoa?

Creo que las intenciones del principio eran positivas, pero fueron absolutamente desacreditadas por los hechos. Uno de los problemas que ha tenido ha sido su inconsecuencia, no han sido coherentes.

Lanza algunas propuestas impopulares, como recuperar la incineradora y derogar el Impuesto de Grandes Fortunas. ¿No le preocupa?

Hay que volver en valor cuestiones que resuelven los problemas que tenemos. En fiscalidad, tenemos que recuperar una situación en la que la fiscalidad en el territorio no discrimine a la industria y a la generación de nuevos productos. No me parece que ese tipo de medidas sean impopulares, aunque haya un relato demagógico al respecto. Y en cuanto a la gestión de los residuos, yo creo que lo verdaderamente impopular es exportar toneladas y toneladas con cientos de camiones de basura fuera del territorio. Somos ineficaces y desde el punto de vista medioambiental es algo absolutamente insostenible.

¿Mantendría el gasto social actual y el compromiso de no hacer recortes de estos años?

Más que gasto social, yo hablaría de inversión social. Tenemos una discrepancia muy importante sobre quién es el responsable de gestionar las políticas sociales en Gipuzkoa. Pensamos que existe un tercer sector conformado por entidades muchas veces sin ánimo de lucro y entiendo que con el nacimiento de Kabia se generó peligrosamente el camino para gestionar desde lo público. Y no es el camino.

Hablemos del «caso Bidegi». Desde que compareció en Juntas Generales ha habido nuevos indicios, ¿mantiene la versión de aquel día?

Hablamos de que era una denuncia falsa y las ampliaciones producidas después son ampliaciones de una denuncia falsa. Los datos que se adjuntaron esclarecieron de modo muy importante la cuestión, aunque no fue tomado en cuenta. Continúa la denuncia pública y el objetivo es básicamente electoral.

Pero entonces no se conocía, por ejemplo, que en los túneles había menos hormigón del posteriormente pagado...

Entiendo que continúa siendo una denuncia falsa, basada en un análisis falso.

Como hipótesis, ¿no pudo ocurrir que se hiciera algo indebido y que los responsables de Bidegi no lo supieran?

Nosotros partimos de la base de que es una denuncia falsa y mantenemos esa tesis, en todas las ampliaciones que se han producido.

En cualquier caso, si el asunto llegara a condena, ¿usted asumiría alguna responsabilidad política?

Se vería. Nosotros no contemplamos ese escenario en la medida en que se trata de una denuncia falsa. Confiamos en que el resultado de los tribunales va a ser positivo desde la perspectiva de la gestión que se produjo en aquel momento.

 

«Ez garela arerio, etsai baizik, erabaki du ezker abertzaleak»

Gure Esku Dago-k Anoetan deitutako ekitaldian egongo zara?

Bai, segur aski bai.

Ze iritzi duzu ekimen horretaz?

Positiboa da, neurri handi batean hauteskundeetatik harago egin dutelako. Ona da hori, abertzaletasunaren baitan tentsio handia dagoelako. Guk beti eskaini diogu babesa Gure Esku Dagori, baina era berean argi daukaguna da une honetan erabakitzeko eskubidearen inguruko planteamenduak elkarlana behar duela eta hori orain ez dela posible. Hain zuzen ere, eta bereziki Gipuzkoan, abertzaletasunaren bi joera nagusien artean talka oso inportantea dagoelako eta konfiantza haustura oso inportantea ekarri du. Hori berreskuratzea oso zaila izango da epe ertainera. EAJk jaso dituen erasoek soka luzea ekarriko dute.

Baina adibidez, Gipuzkoan gobernatzeko EAJk PSErekin akordioa lortuko balu, honek ere ez luke elkarlan hori erraztuko, ezta?

Dagoeneko izugarri zailduta dago bide hori, ezker abertzaleak, hauteskundeei begira, EAJ ez dela arerioa, etsaia baizik, erabaki duelako.

EH Bilduk, ordea, erabakitze eskubidearen aldeko zerrenda bozkatuena errespetatzeko prest dagoela esaten du...

Nik uste dut EH Bildutik ikuspegi adanistena edo zuriena planteatzen ari dela, baina gero EAJren aurka eraso egiten du. Hori agenda paraleloa izatea da. Honelako hitz politek ez dute ezkutatzen benetan gertatzen dena.

Ez da ondo ulertzen, orduan, gatazkaren ondorioen inguruan EAJ eta Sortu negoziatzen ari direla, eta akordio batera heltzeko aukera hor dela...

Ez dakit nora iritsiko den hori. Guk dugun sentimendua da ezker abertzaleak marra gorri guztiak pasatu dituela eta konfiantzak errespetua behar duela. Barruan daukadana mahai gaineratzen dut.

«Bidegi auzia»-aren salaketagatik esaten duzu hau guztia?

Ez. Legealdi osoan zehar saiatu dira EAJren kontra egiten ustelkeria dela-eta. Bidegiren kontuan gertatu da, baina herrietan ere bai. Gure hautagaien kontra jo dute izen eta abizenekin, salaketa faltsuak eginez, hainbat eta hainbat herritan eta hainbat eta hainbat esparrutan. Ustelkeriarekin lerrokatu nahi izan dute EAJ. Inork ezin du pentsatu horrek ondorio politikorik izango ez duenik. Konfiantza haustura ikaragarria ekarri du eta hori berreskuratzea oso zaila izango da.

Hauteskundeak BEREZIA

Hauteskundeak Nafarroan

M24 Bilbo

M24 Donostia

M24 Gasteiz