2017/03/19

Condimento y adorno
TERESA MOLERES
947_48sorburu

Las hojas olorosas de las plantas condimentarias o culinarias, además de sazonar diversos platos, permiten utilizar sus formas decorativas para añadir un plus al jardín o a la terraza. La plantación debe hacerse de acuerdo a sus necesidades; por ejemplo, las mentas bicolores necesitan semisombra en un suelo fresco y tener cuidado para que no se vuelvan invasoras, mientras la camomila de flores dobles prefiere el sol radiante. El orégano dorado se planta también a pleno sol o a media sombra, mientras sus hojas se utilizan &discReturn;en infusión y para acompañar carnes, pizzas o salsa de tomate. Al igual que el basilisco o albahaca, es muy requerido en la cocina italiana para realzar pizzas y pestos.

El hinojo resulta muy decorativo gracias a un follaje vaporoso y, al igual que la melisa dorada, que se resiembra sin problemas, tiene hojas con gusto a limón. Del coriandro se aprovechan sus hojas, flores comestibles y granos aromáticos. El perejil rizado puede ir en hileras con lechugas y con algún tulipán para aportar colorido y acompañar diversas comidas. El agastache de flores púrpura, que atrae a las abejas, es ideal para aromatizar las ensaladas veraniegas. El eneldo, de hojas finas anisadas muy ramificadas y de color verde claro, es muy utilizado para aderezar el pescado.

La parte delantera de los arriates se puede resaltar con cebollinos de flores comestibles, salvias y tomillo, formando bordes de tonos plateados. Al estar plantados en los bordes se facilita su recogida. Con el objetivo de atraer insectos polinizadores dejaremos florecer algunas zanahorias; sus cabezas florales redondas sobresalen de las hojas dando el toque gráfico.

A falta de huerto o jardín podemos plantar condimentarias en cestas de mimbre, madera, zinc o cualquier otro contenedor grande. El sustrato debe ser de buena calidad, rico y poroso, mientras las plantas deben colocarse bien juntas unas de otras, sin olvidar regarlas diariamente, sobre todo si están en un lugar soleado. A la hora de elegir conviene recordar que las plantas mediterráneas como tomillo, romero, orégano y ajedrea, entre otras, necesitan menos cuidados de mantenimiento.