2017/03/19

Holly Macve
GOTZON URIBE
947_39musika

Holly Macve es una de las promesas de este 2017. A sus 21 años, esta compositora de voz celestial que toca baladas de influencia country y western lo ha demostrado en su estreno discográfico que ha titulado “Golden Eagle”. Pese a su corta edad, ya ha experimentado unas cuantas vivencias en forma de separaciones familiares, desamor, escollos en su carrera musical o conflictos emocionales que terminan reflejándose en sus canciones. Nacida en Galway, al oeste de Irlanda, Holly y su hermana fueron trasladadas por su madre –huyendo de su padre– a vivir con sus abuelos en Yorkshire. Nieta de un compositor de clásica e hija de una cantante, pronto comenzó a interesarse por la música. Sumergida en ese ambiente, la colección de discos de su progenitora, en la que abundaban álbumes de blues antiguos y discos de Bob Dylan, formó la base de su educación musical antes de que ella misma descubriera a Leonard Cohen, Johnny Cash o Gillian Welch.

Aficionada a las canciones que cuentan historias y que transportan al oyente a otro lugar imaginario, Macve disfruta de la música atemporal, la que no se sabe muy bien cuándo fue grabada. Atraída por el sonido del viejo country y sus sencillas y reseñables melodías, le han servido como guía para ir trazando su camino.

En su nuevo trabajo las rosas se marchitan, los fuegos se apagan, el cielo se oscurece y el amor es algo misterioso, un rompecabezas difícil de descifrar. Canciones como “White Bridge”, “Timbuktu” y “Sycamore Tree” muestran el deseo de volver a un estado de inocencia. «Por alguna razón, yo no quería crecer. Tenía miedo de las responsabilidades y el cambio. Tenía miedo de la muerte, porque siempre he sido consciente de que cuanto más mayor me hacía, menos tiempo tenía», cuenta la intérprete. El fallecimiento de su abuelo en 2015, le inspiró el título que da nombre al disco: «Fly away, golden eagle, before you feel the pain. / There’s a sky waiting for you, so let your feet escape the chain», que podría traducirse en: «Vuela lejos, águila dorada, antes de que sientas el dolor. / Hay un cielo esperándote, así que deja que tus pies escapen de la cadena».

Grabado en Newcastle, sus melodías son atemporales y sus notas vocales recuerdan a las de Gillian Welch, Patsy Cline o Paula Frazer. En su conjunto evoca las montañas de los Apalaches y las extensas praderas de Wyoming en lugar de la costa de Brighton. En el escenario, su presencia resulta magnética, no solo por sus canciones y su voz. En la línea de lo que ocurrió con John Grant, Villagers o Benjamin Clementine, el oyente se quedará cautivado con las canciones de Holly Macve y “Golden Eagle”, que seguramente tendrán un efecto similar al que tuvieron los discos de los artistas arriba mencionados, convirtiéndose en un álbum balsámico.

CD AIPAGARRIA

Varios

“Hustle! - Reggae Disco: Kingston, London, New York” • Soul Jazz, 2017 •&flexSpace;Reggae & Dub

El sello Soul Jazz reedita su álbum “Hustle! Reggae Disco” en una nueva edición ampliada en la que encontramos cinco nuevas canciones. Un disco que refleja lo innovador de su propuesta, donde el reggae, el soul y el funk se unen a la música disco. Clásicos como el “Ring My Bell”, de Anita Ward; “I’m Every Woman”, de Chaka Khan; el “Don't Stop ‘til You Get Enough”, de Michael Jackson o el “Rappers Delight”, de Sugarhill Gang, entre otros, muestran el oculto pero inseparable vínculo entre las pistas de baile de Nueva York, Kingston y Londres. Ha sido uno de los lanzamientos más vendidos de Soul Jazz Records desde su primer lanzamiento hace quince años.