2017/03/19

Opel centra todas las miradas en Ginebra
joseba Eizagirre
0319_motor_opel

Como era de esperar, la compra de la marca Opel (General Motors) por parte del grupo francés PSA (Peugeot-Citroën) centró toda la atención en el arranque del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, en el que se presentaron un total de 148 primicias, aunque también pudieron verse muchas novedades en cuanto a conducción autónoma, sistemas de conectividad y motores alternativos.

La adquisición de Opel/Vauxhall (nombre que recibe la marca en Gran Bretaña) , cuyo montante económico asciende a 2.200 millones de euros, pone fin a casi nueve décadas de presencia industrial en Europa del gigante estadounidense, que se desprende así de una de sus mayores fuentes de pérdidas en los últimos años (15.000 millones de euros desde el año 2000).

La operación coloca a PSA en la segunda posición en el Viejo Continente con 2,95 millones de vehículos vendidos en 2016, solo por detrás de Volkswagen (3,91 millones). El presidente del grupo francés, el portugués Carlos Antunes Tavares, aseguró que su intención es mantener la identidad de cada una de las marcas, ya que hay clientes que buscan específicamente un coche de concepción alemana, mientras otros prefieren uno de concepción francesa.

Así, Opel mostró en su stand el nuevo SUV de tamaño compacto Crossland X, fruto de la colaboración que viene desarrollando con PSA y que se fabricará junto con el Citroën C-Aircross en Zaragoza, así como la nueva generación del Insignia, que estrena un nuevo diseño interior y exterior y que ofrece, a su vez, las últimas tecnologías de seguridad, asistencia a la conducción y conectividad.

Citroën, por su parte, acudió a la cita de Ginebra con el mencionado C-Aircross Concept y el SpaceTourer 4X4 Ë Concept, un todocamino con tracción a las cuatro ruedas que combina el estilo de las furgonetas americanas y de los SUV.

DS, otra de las marcas del grupo PSA, mostró en primicia su primer todocamino, el DS7 Crossback, que cuenta con un atractivo diseño muy en la línea de los últimos todocaminos de marcas de lujo como Jaguar, Infiniti o incluso el Range Rover Velar, nuevo modelo presentado también en Ginebra. El DS7 Crossback estará disponible inicialmente con un propulsor diésel BlueHDI de 180 CV y otro de gasolina de 225 CV, al tiempo que incorpora nuevas tecnologías como el DS Connected Pilot, como un paso hacia la conducción autónoma.

Peugeot fue también noticia al ganar el galardón de “Coche del Año en Europa 2017” con el 3008, convirtiéndose así en el primer SUV premiado en la historia de este certamen, por delante del Alfa Romeo Giulia y del Mercedes-Clase E, que ocupó la tercera posición.

Continuando con las marcas francesas, Renault desveló el Sport e-concept, un atractivo prototipo de competición hecho sobre el compacto eléctrico Zoe que tiene una potencia de 460 CV. Junto al stand de Renault se encontraba también el primer modelo que saldrá a la venta de Alpine, el A110, un coupé biplaza equipado con un motor desarrollado por la Alianza Renault-Nissan que entrega una potencia de 252 CV y acelera de cero a cien en 4,5 segundos.

Entre las compañías alemanas, Volkswagen –que en 2016 volvió a beneficios tras las pérdidas ocasionadas por el dieselgate– destacó por la potente ofensiva de producto con novedades como la versión larga del Tiguan, el prototipo eléctrico de monovolumen I.D Buzz, el primer prototipo de conducción autónoma (Sedric) o la berlina Arteon, que con sus 4,86 metros de largo se sitúa por encima del Passat y que llegará al mercado en verano con motores de hasta 280 CV.

Audi, entretanto, presentó el Q8 Sport Concept, que incorpora un sistema de propulsión híbrido de 476 CV, y el 5 Sportback g-tron, que se enmarca en su apuesta por ofrecer vehículos sostenibles más allá de eléctricos y de híbridos enchufables (PHEV). Dispone de dos depósitos, uno de gasolina y otro de gas natural comprimido (GNC), que proporcionan una autonomía conjunta de 950 kilómetros.

Otra de las marcas del consorcio VW, la checa Skoda, mostró dos variantes del modelo Octavia, el RS 245, que es el más rápido y potente de la historia de la compañía, así como dos versiones del nuevo todocamino Kodiaq, el Scout y el Sportline. Mientras, la española Seat exhibía en primicia la quinta generación de su modelo Ibiza, que estrena la plataforma MQB-AO del grupo VW.

Marcas americanas y japonesas. Entre las marcas americanas, Ford presentó la nueva generación del Fiesta ST, que cuenta con el nuevo motor de gasolina EcoBoost 1,5 litros de tres cilindros y 200 caballos; mientras Jeep hacía lo propio con el nuevo SUV compacto Compass, que llegará al mercado en verano con un motor de gasolina y dos diésel y un precio de partida de 25.500 euros.

Muchas más novedades presentaron los fabricantes japoneses, entre las que cabe citar el Mitsubishi Eclipse Cross, nombre del nuevo SUV coupé compacto que llegará a Europa a finales de año; el renovado Nissan Qashqai, que llegará en agosto con funciones de conducción autónoma ProPILOT; el nuevo Subaru XV; el nuevo Toyota Yaris y su versión de 210 CV; el nuevo Suzuki Swift; la segunda generación del Mazda CX-5; o el Honda Clarity Fuel Cell de hidrógeno.

Desde Corea del Sur, Kia desveló la berlina deportiva de cinco puertas Stinger, el coche urbano Picanto y dos nuevos modelos de propulsión híbrida enchufable: el Niro y el Optima Sportswagon. Y Hyundai mostró la nueva generación i30 Wagon y el Ioniq Plug-in Hybrid (híbrido enchufable) que completa la gama de este modelo, junto a las versiones híbrida y eléctrica.