2017/04/21

Berri Txarrak, Aristogatos y Puskarra, la participación vasca en el RSD

Mañana se celebra el Record Story Day, día en el que las tiendas físicas se reencuentran con los aficionados a la música mediante el aliciente de ediciones en vinilo especiales. Las normas del RSD no permiten guardar material ni realizar pedidos anticipados, por lo que hay que estar pendientes del sábado y madrugar. De Euskal Herria se contará con tres ediciones: un diez pulgada de Berri Txarrak, elepé de Aristogatos (pre Duncan Dhu) y Puskarra, doble elepé.

Pablo CABEZA|BILBO
0421_kul_portada1

Para la escena vasca llega intensa este RSD de mañana con la edición del 10 pulgadas de Berri Txarrak, con una canción por cara. Podía haber sido un single, pero la anchura del surco mejora la dinámica y, además, el diseño sale ganando. Si a esto se le añade color, el valor añadido respecto a un teórico cedé o single es innegable. Así que Berri Txarrak, desde su sello Only my Dreams, no ha tenido dudas con la apuesta y ahí está “Bakarrik egoteko modu berri bat” y “Belaunaldi bat”, de Wipers.

Además, también se publican seis canciones de Aristogatos, banda que deriva de los rockabileros The Hillbilly Cats, formación de mediados de los ochenta en Donostia. El minielepé aporta tres canciones en directo de su primer concierto, dos temas de maqueta y la única canción aparecida formalmente con anterioridad, “Visita al hospital”, incluida en el histórico “Gipuzkoa star 82”.

Memorable es también la edición de Puskarra, un doble álbum que incluye el popular maxi publicado originalmente por Shanti Records (1981) con canciones de aire pop como “San Sebastián”, “La llave”, “Made in Japan” y “Nueva York. El otro álbum incluye catorce canciones de una maqueta de 1980. La edición se documenta aún más con la inclusión de dos cedés. El primero con el material de los dos vinilos y el segundo con canciones de una maqueta de 1981 y un directo de 1979. Aristogatos y Puskarra se publican por el inquieto sello Subterfuge.

En el RSD cada tienda afiliada es libre de solicitar para su venta los discos que crea oportunos, pero cabe esperar que las ubicadas en Euskal Herria dispondrán de este material. Respecto a las tiendas, en Bizkaia se cuenta con Power Records en Bilbo y Long Play en Barakaldo. En Gipuzkoa participa Bloody Mary desde Irun. En Araba el eje es Discoláser, Gasteiz. Y en Nafarroa el punto de referencia es Discos Barracuda, Iruñea.

Concierto en Bilbo

Un año más la tienda de Bilbo Power Records organiza festival a partir de las 16.00 horas en la calle Villarías, al lado del establecimiento. Por el escenario van a pasar Confluence, Nazca, Walnut, Grey Kitten, Akatz y Villapellejos. Desde la mañana se contará con el músico y dj Birdy animando la escena.

Confluence cuenta con una primera demo, músicos de largo recorrido y sonido de raíz estadounidense. Actuará en formato reducido. Nazca es una banda de Bilbo que estuvo recientemente en la final de Gaztea. Rockeros en progresión. Walnut es una joven grupo con referentes como The Band o Big Star. Grey Kitten es una reunión puntual de músicos curtidos, como Alvaro Luna, Yahvé M. de la Cavada, Lando Stone o Iñigo Grieta. Akatz es un a reputada e histórica formación de sonidos jamaicanos. Villapellejos son también veteranos y muy rockeros.

Berri Txarrak

El trío de Lekunberri aporta un 10 pulgadas al RSD (1.000 ejemplares). Cara A con “Bakarrik egoteko modu berri bat”, que si estuviese en un álbum, bien lo podría abrir. Aporta esa excelente mezcla de pop camuflado entre una contundente instrumentación. Es un hit. Por la B una versión de Wipers, apreciada banda del sello Subpop y a la que versionaron Nirvana. «A finales de 2016 decidimos hacer el single: compusimos la canción nueva, y como desde hace tiempo quería hacer la versión de los Wipers, en enero, recién aterrizados de la gira por Sudamérica con Descendents, entramos al estudio. A Wipers los descubrí tarde, pero su universo oscuro me atrapó por completo», expresa Gorka Urbizu. «Lo grabamos en Catalunya, en Cal Pau Recordings. El sitio es increíble, es como una masía donde además cuidan caballos, pero tiene todo lo necesario para grabar en condiciones. Duermes y comes casi entre los instrumentos, es bastante especial. Lo hicimos con Santi García, con quien ya habíamos trabajado anteriormente en una versión de “Thrice” que grabamos para un recopilatorio hace unos años.

El diseño es elegante. Provoca por el inesperado motivo y el aspecto mod. «El diseño ha corrido a nuestra cuenta, es la ventaja de tener a Galder (de quien es la foto, un tanto mod, ¡tienes razón!) y David en la banda. Hicimos una lluvia de ideas y este es el resultado, creo que ha quedado muy chulo».

En cuanto al formato, 10”, Urbizu explica: «‘La pasión es el mínimo exigible’, decíamos en una letra, y no sabemos hacer las cosas de otra forma. Lo que empezó como un mero encargo para el RSD, terminó siendo una nueva referencia donde nos hemos dejado la piel, tanto en las canciones como en toda la serie de detalles que hacen de un disco algo especial. No es el adelanto de nada, es un verso suelto en nuestra discografía, pero lo hemos cuidado mucho. De ahí también la elección del 10” a pesar de ser un single. Sube el coste, pero también lo hace la calidad y, de alguna manera, la entidad de la referencia. Añadimos también una descarga digital gratuita para quien lo compre». Pasado un tiempo en Power Records el desfile de gente preguntando por el disco anuncia unas excelentes ventas.

Días de vinilo. «Hoy en día escucho mucha música en streaming y aquello que más me llega lo compro en vinilo. Prácticamente nada de CD, salvo de grupos vascos (cuando no tienen tirada en LP). No soy fetichista nivel premium, en el sentido de que no me obsesionan cosas tipo primeras tiradas o ediciones raras... Para mí siempre prima la música y he reconozco que a veces sospecho que esta moda del vinilo tiene mucho precisamente de eso, de moda. Pero sí, me encanta el formato, cómo gana el diseño, la ‘xarma’ del sonido, el pequeño ritual de olerlo, leer los créditos y las letras, sentarte a disfrutar (o tirarte a bailar, según de qué hablemos). En cierta medida te retrotrae a la época que comentaba, te ‘obliga’ a prestarle atención, cambiar de cara, etc. Vivimos la era del zapping musical y el vinilo es un pequeño puñetazo en el estómago de ese gigante de un solo ojo. Creo, además, que ahora las ediciones de vinilo se cuidan al detalle. Nosotros, por ejemplo, solo publicamos en 180 gr. Se ha potenciado la idea de que quien decida apostar por el formato físico se lleve algo de calidad a casa, cosas hechas con cariño, con alma de artesano. Me parece genial».

Reflexiona: «El consumo de música ha cambiado, no hay más; pero vivimos tiempos interesantes. Cambia el formato, pero nada consigue emular el placer que da escuchar un tema en vivo. Y en EH tenemos un circuito rico que sigue dando frutos en forma de nuevas bandas».

EL TACTO


«Recuerdo cuando abrieron una tienda de discos cerca del instituto en Iruñea. Muchos recreos me escapaba a tocar los discos o simplemente a flipar con las novedades en el escaparate. A veces comprabas un disco por la portada, por el título de alguna canción... Alimentar esa intuición era algo mágico. Los jóvenes de hoy en día tienen sin duda un acceso más inmediato a la música, pero tengo la sensación de que a su vez algo se ha perdido por el camino», Gorka Urbizu.