Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE
De campaña y CIS

Todas estas circunstancias que en situación de normalidad erosionarían profundamente al Gobierno del PP, ahora quedan eclipsadas con la actitud firme que Rajoy ha mantenido en el tema catalán, que coincide lamentablemente con el sentir de la mayoría de la población del resto del Estado.

2017/12/08

Este pasado martes a las 00:00 horas de la noche, ha dado comienzo la campaña electoral de las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre en Catalunya.

Ese día se van a dilucidar, o no, varias cuestiones que van a afectar no sólo a Catalunya, también al resto del Estado. Lo que durante meses está ocurriendo allí está removiendo los cimientos de una estructura obsoleta que ya acusa el desgaste de no haberse adaptado a los nuevos tiempos.

Parece evidente ahora que acabamos de rememorar el 39 aniversario de la Constitución española, que algo consensuado y aprobado en 1978 hecho para atender demandas de mediados del siglo XX, no está adecuado para el siglo XXI, donde existen otras muy diferentes y por tanto necesita una readaptación a los nuevos tiempos, una reforma en profundidad.

La situación creada por el ya denominado «problema catalán» ha abierto el debate sobre su revisión y ha aportado cuestiones positivas y negativas. Conseguir que nos cuestionemos el modelo de Estado y financiación, que la posición rígida e inmovilista del PP impedía hace apenas unos meses, es uno de los elementos positivos. Que ahora se pueda hablar sin remilgos sobre la necesaria reforma constitucional, también.

Entre los elementos negativos tiene especial relevancia las consecuencias económicas tremendas para Catalunya y también para el resto del Estado. Para la primera aún mayores porque afecta no sólo al crecimiento sino también al empleo. Así los datos de la última EPA reflejaban que el mes de noviembre 2017 Catalunya ha tenido el mayor incremento del paro desde el mismo mes de 2009, justo en pleno inicio de la crisis.

Otra consecuencia negativa es que beneficia a su peor enemigo, el PP del señor Rajoy, porque la crisis abierta en Catalunya está tapando noticias de vital importancia como los casos de corrupción que le asolan, la propia situación del paro que demuestra que las cosas este Gobierno no las está haciendo bien, o las subidas que afectan a la ciudadanía como la luz o los carburantes.

Todas estas circunstancias que en situación de normalidad erosionarían profundamente al Gobierno del PP, ahora quedan eclipsadas con la actitud firme que Rajoy ha mantenido en el tema catalán, que coincide lamentablemente con el sentir de la mayoría de la población del resto del Estado.

Además sitúa a la izquierda, tanto PSOE como Podemos en una posición incómoda, sabiendo que lo que gusta a sus votantes catalanes disgusta a los del resto del Estado. En el caso del PP ese desgaste no les preocupa, porque antes de empezar los partidos ya daban por perdidas tanto a Catalunya como a Euskadi.

Pero volvamos a la campaña que se inicia con varias noticias que dejan un sabor agridulce. Por un lado el Tribunal Supremo ha decidido dejar en libertad con fianza de 100.000 euros a seis de los consejeros del Gobern encarcelados, mientras mantiene en prisión a los otros dos, Junqueras y Forn, además de a los dos Jordis líderes de ANC y Omnium.

Buena y mala noticia que va a enturbiar no sólo el inicio de la campaña sino también el transcurrir de ella. Que varios candidatos sigan en prisión, con el agravante de que uno es el cabeza de lista de ERC, además de otro, Puigdemont, de momento en el exilio, deja en entredicho la calidad de nuestra democracia.

¿A quién va a favorecer o perjudicar? En un país muy dado a apoyar el victimismo parece evidente que será a ERC y Junts per Catalunya. Justo en un momento en el que el reciente CIS indicaba que no llegaban a la mayoría absoluta.

Analicemos brevemente esa encuesta. En ella se refleja un empate a 32 escaños entre ERC y Ciudadans, aunque porcentualmente éste resulte vencedor. La irrupción de Junts per Catalunya del ex President Puigdemont la sitúa como tercera fuerza casi empatada en porcentaje con PSC, pero con más escaños. Así nos podemos encontrar con una situación de 66 parlamentarios del mundo soberanista, 60 del denominado unionista y 9 de en Común Podem.

Existen otros datos relevantes en esa encuesta, como que la ciudadanía catalana aún confía en la situación económica, aunque reconoce que era mejor hace dos años, no así en la política, cree que el primer problema es el independentismo doblando al paro, se posiciona muy mayoritariamente en el segmento de izquierda, los no soberanistas superan con amplitud a los que sí lo son ya que sólo el 22,7% se siente únicamente catalán.

Pero quizás el dato más significativo sea que el 91% indica que seguro irá a votar lo que augura una participación record.

¿Qué puede ocurrir si estos datos se confirmaran?

Que resultará tremendamente complejo configurar un nuevo Govern. No se prevé que en Común Podem, e incluso PSC puedan apoyar a Inés Arrimada, y tampoco que la CUP, e incluso en Común Podem apoye a Junqueras, especialmente los primeros si no aceptara la condición imprescindible de seguir apostando por la vía unilateral de independencia, cuando todos los líderes de ERC ya plantean una vía de referéndum pactado.

¿Qué posibilidades quedarían para evitar unas nuevas elecciones? Algo de lo que Catalunya ya tiene experiencias similares: un tripartido ERC, PSC y en Común Podem con apoyo externo de JxCat. ¿Quizás con Iceta encabezando en lugar de Junqueras? Podría ser. Sería una solución transversal y plural que es lo que en estos momentos necesita Catalunya, otra cosa es si el PSOE la avalaría.

Pero un nuevo PSOE apostando por una reforma constitucional que llevara a nuestro país hacia un Estado Federal Plurinacional, sí lo haría y además sería su mejor servicio a España y a Catalunya.

Se abre pues una campaña apasionante con resultado incierto y salida compleja. A veces en los instantes más difíciles surgen soluciones imaginativas eficaces. ¿Por qué no confiar en que este sea uno de ellos?

Veremos…

Artikuluak
Iñaki Egaña
2017/12/16
Félix Zabalza Irigoyen
2017/12/16
Víctor Moreno
2017/12/15
Paul Bilbao Sarria
2017/12/15
Gutunak
Garikoitz Nazabal Etxabe | Gipuzkoako EHNEko presidentea
2017/12/16
Anartz Muxika Andres | Orereta Ikastolaren zuzendari orokorra
2017/12/15
Javier Orcajada del Castillo
2017/12/15
Enric Vivanco Fontquerni
2017/12/15