Concejala del grupo municipal Baleike de Arrasate y consejera miembro de la secretaria de feminismo intersectorial LGTBI de Podemos Euskadi
Feminizar la política, una de las claves para transformar la sociedad

La feminización de la política implica un modelo abierto de escucha activa de los actores sociales y políticos. Una manera mejor de practicar la política, más ética, más cercana a la gente, menos centrada en los modelos tradicionales de rivalidad masculina y roles tradicionales del poder.

2017/09/14

Últimamente se habla mucho sobre feminizar la política y gran culpa de ello la tienen los liderazgos de la nueva política que encarnan mujeres como Ada Colau, Manuela Carmena, Irene Montero, Teresa Rodríguez, Rita Maestre o sin ir más lejos, aquí, Nagua Alba como secretaria general de Podemos Euskadi. Muchas de estas lideresas en el presente ejercen cargos en las instituciones pero su trabajo viene de lejos y provienen de ser portavoces de diferentes movimientos sociales u otros ámbitos de la sociedad civil.

Feminizar la política no es solo una cuestión cuantitativa (alcanzar la paridad en los puestos de decisión política como medida de justicia), es también algo cualitativo. Debemos llenar de contenido la palabra «feminizar» para evitar caer en la falacia de encasillar a las mujeres en supuestas cualidades que deben cumplir para ser consideradas femeninas. Tampoco hemos de caer en el extendido recurso que se ejemplifican en muchos espacios políticos actuales donde muchas mujeres han de obligarse a adoptar formas masculinizadas para ser aceptadas como lideresas.

Cuando preguntamos sobre los rasgos propios de una mujer siempre aparecen cualidades como ser cariñosa, agradable, pacífica, sumisa, insegura... y no aparecen nunca adjetivos como valiente, arriesgada, decidida, firme o agresiva.

¿Cómo podríamos definir entonces la feminización de la política?

Una política que recupera el cuerpo como lugar de resistencia y lucha, piensa el cuidado de la vida teniendo presente que todas las personas somos interdependientes en diferentes etapas de la vida, expresa las diferencias, asume errores propios y tiene capacidad de reconocer aciertos de los y las demás.

La presencia, la función y la actitud de las mujeres en los puestos de poder deben ofrecer un modelo alternativo de construir política, constituyen una firme alternativa.

La feminización de la política implica un modelo abierto de escucha activa de los actores sociales y políticos. Una manera mejor de practicar la política, más ética, más cercana a la gente, menos centrada en los modelos tradicionales de rivalidad masculina y roles tradicionales del poder. Feminizar la política es un conjunto de saberes, discursos y modos de articular respuestas materializadas en situaciones concretas. Es ejercer el liderazgo con otras fórmulas construidas desde la cooperación y la colaboración más que desde la competitividad, siguiendo una lógica de establecer los objetivos por delante de los intereses particulares o de identidades. Es ejercer un liderazgo más horizontal y menos vertical donde también existan espacios para el reconocimiento de los demás.

Cabe hacer hincapié también, en que lo político no se reduce a lo institucional ni a la representación de partidos, sino que en una visión de conjunto, se trata de la de la capacidad humana para modificar o cambiar las cosas. El cuidado debe comprenderse como una palanca central de transformación en múltiples espacios de relaciones sociales: no hay que olvidar que el capitalismo se sostiene sobre muchísimo trabajo invisible y gratuito realizado por mujeres.
Cuando la feminización de la política se piensa en estos términos y con esta lógica, deja de ser un asunto exclusivo de la presencia, valores o cualidades de las mujeres, traspasando los límites de los espacios políticos, las representaciones basadas en roles tradicionales o la ausencia del reparto equitativo de las tareas en muchos hogares.

El conjunto de estos nuevos liderazgos constituyen una firme alternativa que rompe inercias históricas, trasformando el concepto de poder y construyendo nuevas maneras de ejercerlo.

Artikuluak
Víctor Moreno
2017/09/26
Lur Albizu eta Mikel Urdangarin
2017/09/26
Xabier Benito y Miguel Urbán
2017/09/26
Javier Pérez Balaguer, Miren Goñi Díez y Beatriz Rubio Sánchez
2017/09/26
Gutunak
Patxi Ventura | Militante de EKA-Partido Carlista de Euskal Herria
2017/09/26
Mikel Lombillo Eletxigerra
2017/09/26
Enrique Vivanco Fontquerni
2017/09/26
Jose Antonio Gonzalez Garcia «Nebera»
2017/09/25