Custodia neutral
Gontzal Fontaneda
2017/06/14

Parece ser que en el caso Iruña-Veleia por fin va a haber juicio. Se deberá decidir si los acusados son inocentes o culpables, y para eso tendrán que analizar los grafitos, para saber si son verdaderos o falsos.

Aunque la Diputación Foral de Álava, que es la acusación, y la juez instructora aseguren que los grafitos son falsos, no hay ninguna prueba. Los expertos que apoyan a la Diputación solo pueden decir que quizá sean falsos, como los expertos que apoyan a Eliseo Gil solo dicen que igual son auténticos. Solo puede haber opiniones, porque los grafitos nadie los ha analizado para ponerles fecha; ni la Diputación ni los expertos que la apoyan quieren, ni la juez lo exige. Es evidente que la única solución es la analítica (lo ha demandado Eliseo Gil desde el principio), pero nadie quiere llevarla a cabo; es como si les espantase la idea de que se conozca la fecha de los grafitos.

Como la Diputación no quiere y la juez no lo exige, en marzo dirigí una carta al Gobierno Vasco para que pidiera a la juez permiso para encargar la analítica de los grafitos, a lo que me contestó que era improcedente.

Por otro lado, he preguntado a varias personas qué pensarían si la juez pusiera los grafitos bajo la custodia de Eliseo Gil. La respuesta más frecuente es que «cualquiera sabe qué haría con ellos». Pues bien, los grafitos están desde el principio en manos de la Diputación. No he preguntado a nadie qué piensa de ello, pero en marzo presenté una súplica a la juez pidiéndole que pusiera los grafitos bajo la custodia neutral del Gobierno Vasco.

2017, año de la rehabilitación de Eliseo Gil.