El PSOE, perro faldero del PP
Javier Orcajada del Castillo
2017/12/04

A Pedro Sánchez le están creciendo lo enanos: a la crisis generalizada que afecta al socialismo, tal como se ha visto en Francia, en Alemania Austria o Italia, se le une en España el marrón en el que le ha metido Rajoy para hacerle cómplice de activar el 155 en Catalunya que le ha cogido con el pie cambiado, pues Iceta se le rebela porque ve que la Colau le echa del Ayuntamiento de Barcelona y varios ayuntamientos socialistas de Catalunya se han amotinado y piden cuentas a Sanchez por la deriva que les supondrá tener que compartir estrategia con el PP y Ciutadans. El "No es no" terminó con Rajoy de presidente. Realmente Sánchez no tiene talla de político, quizá podría ser alcalde de algún pueblo grande, pero ser líder del partido principal de la oposición le ha cogido con los pantalones bajados. Ahora se convierte en cómplice del golpe de estado que da el PP en Catalunya y entra en crisis por las desavenencias y tensiones internas y según todos los indicios, en las próximas elecciones se convertirá en un partido marginal como ha sucedido en Francia, en Inglaterra o en Alemania. Porque Rajoy le ofrece un difuso plan de cambio de la constitución que con seguridad supondrá potenciar la centralización que están imponiendo los constitucionalistas y consolidará a la derecha aplicando el 155 con el aplauso de la España Profunda. Las expectativas electorales del PP pasan por absorber a Ciudadanos y así lograr una cómoda mayoría para secula seculorum. Porque el PSOE con Sanchez previsiblemente no es ya partido de poder. Parece mentira que Pedro no haya vislumbrado que el PP le ha dado el abrazo del oso y se va a cocer en su propia salsa a pesar de que Mendia ha sabido agarrarse a la mano que le ha echado el PNV logrando tocar poder auque sea precario. Los socialistas catalanes, víctimas de la impericia de Sanchez y de la falta de coraje de Iceta van a provocar una grave crisis en el PSOE, pues la continua huida del voto socialista en el PSC se va a ver agravada por la rebelión de varios de sus alcaldes en Catalunya que están en contra de la aplicación del 155. Deberían aprender del PNV a la hora de los pactos y no confiar en los partidos estatales que incumplen sistemáticamente sus compromisos. Por eso los catalanes se quieren marchar, porque desconfían de los políticos españoles. La falta de criterio puede provocar que en el futuro el PSOE va a irrelevante por la forma errónea de participar en el problema insoluble en el que los constitucionalistas han convertido Catalunya. Los capos del PSOE no se dan cuenta que ya no participan de los beneficios que se derivan de la proximidad del poder, pero sí de los perjuicios que les acarrearán ser cómplices de la línea dura que le ha impuesto el PP en Cataluña y en España y le arrojará al precipicio de la insignificancia.

Artikuluak
Aniceto Morales Horrillo
2017/12/14
Jesús Valencia
2017/12/14
Jimmy Muelles
2017/12/14
Eva Aranguren, Cecilia Antolín y Peio Gurbindo
2017/12/14
Gutunak
Iñigo Varona Gojeaskoetxea
2017/12/14
Alberto Pecharroman Ferrer | Dibujante
2017/12/14
Gontzal Fontaneda
2017/12/14
Dalia Rosagarai Arizala
2017/12/13