Nacido para la lealtad
Carlos Veci Lavín
2017/03/17

Desde hace unas semanas el Carlismo es noticia porque un grupo de socios del Ateneo Basilio Lacort han emprendido contra él una particular campaña en varios periódicos. Se suceden los ataques en cartas y tribunas. Esta confusión organizada ha deslucido el aniversario del nacimiento de José Lerga, celebrado el pasado veintiocho de febrero.

En 1833, José Lerga, vecino de San Martín de Unx, se alistó en el ejército de don Carlos. Tenía dieciséis años. Durante esta primera guerra participó en numerosos combates y sufrió cuatro heridas. Después del abrazo de Vergara, pasó con don Carlos a Francia. Su exilio duró trece años, su lealtad toda una vida. En 1872, retomó las armas cuando Carlos VII levantó a sus partidarios. Durante esta nueva guerra volvió a ser herido. En 1875, fue ascendido a mariscal de campo y, aunque presentó su renuncia por no considerarse con suficiente mérito, la secretaría de don Carlos archivó su petición. En 1876, acabada la guerra, volvió a marchar al exilio. El liberal Quesada trató de ofrecerle una cuantiosa paga y un buen destino como capitán general, pero persistió en su lealtad y al regresar a su patria prefirió picar piedra en una carretera.

El recuerdo de la figura de Lerga, valiente y honrado, trae a nuestros labios una sonrisa desdeñosa cuando vemos las dobleces que los miembros del Ateneo Basilio Lacort emplean contra su causa. Este año hemos vuelto a celebrar su nacimiento. Este año hemos vuelto a emocionarnos al recordar la historia de este vecino de San Martín de Unx. Con él la integridad fue posible. El general murió el veintiseis de mayo de 1892, mientras rezaba las vísperas en el coro de la parroquia del pueblo al que sirvió hasta el final.

Carlos Veci Lavín es secretario del Círculo Cultural El Gallico Rojo