Partido vil e indecente, Estado en descomposición
2017/10/10

La Fiscalía Anticorrupción presentó ayer sus conclusiones en el juicio Gürtel, en las que considera probado que el Partido Popular se lucró en campañas electorales a cambio de adjudicaciones fraudulentas. En ese mismo escrito, insiste en que el PP debe ser condenado por financiarse de forma ilegal con el dinero que le aportaba la Gürtel, por enriquecerse con esa organización corrupta. La noticia confirma un secreto a voces, aunque probablemente pase de puntillas en un momento en el que PP se muestra envuelto en capas rojigualdas y con banderitas en la mano, dando lecciones a diestro y siniestro de respeto a la ley, envalentonado frente al enemigo exterior que ha construido en Catalunya. Sin embargo, no puede esquivar la realidad: su funcionamiento como organización de tinte mafiosa que se ha beneficiado de dinero ilegal para conseguir ventajas electorales, que utiliza el poder para financiarse y chanchullear con empresarios amigos, y engordar así sus cuentas en paraísos fiscales.

El escrito fiscal supone un reconocimiento del tufo corrupto de los dirigentes y sus prácticas, de cómo en su seno anidan toda clase de sinvergüenzas y ladrones que se llenan sus particulares bolsillos. El PP se afanará ahora en remarcar el normal funcionamiento de la Justicia, se enzarzará en ridículas e infantiles trifulcas con el «y tú más» como latiguillo, pero difícilmente podrá dejar de ser percibido por la ciudadanía como lo que es: un aparato de corrupción generalizado de tintes mafiosos.

En Catalunya, en plena huida hacia adelante, intenta recuperar una credibilidad perdida, que el fervor patriótico español diluya el envilecimiento de sus estructuras, que su agenda involucionista y neofranquista adquiera todo su relieve. Pero más allá de la vorágine del momento, la corrupción desparramada del PP indica hasta qué punto el sistema alumbrado por la transición posfranquista nació corrupto y supura por los cuatro costados. Retrata un partido envilecido e indecente, un Estado en descomposición.

Artikuluak
Víctor Moreno
2017/12/15
Paul Bilbao Sarria
2017/12/15
Imanol Karrera e Iñigo Orella
2017/12/15
Alazne Intxauspe y Andoni García
2017/12/15
Gutunak
Anartz Muxika Andres | Orereta Ikastolaren zuzendari orokorra
2017/12/15
Javier Orcajada del Castillo
2017/12/15
Enric Vivanco Fontquerni
2017/12/15
Pedro Mari Usandizaga Añorga
2017/12/15