Peru, 19 días en 19 años de cadena perpetua
2017/08/09

En los países más garantistas de Occidente la mayoría de edad penal está fijada en los 18 años, la media europea se sitúa en 14 y en ciertos países como Estados Unidos puede bajar a 10 e incluso a 7. En este rincón llamado Euskal Herria, sin embargo, existen niños y niñas que empiezan a pagar una condena llamada alejamiento desde que nacen y que lo hacen además sin tener responsabilidad alguna en los delitos castigados. El caso de Peru del Hoyo ha puesto de relieve de la manera más cruda posible esta realidad y Sare la terminó de visualizar ayer. Desde que tenía mes y medio y durante 19 años ininterrumpidos, Peru solo ha podido ver a su aita Kepa viajando para ello cientos de kilómetros (1.400 en los últimos tiempos), muchas veces con un cristal de por medio y durante apenas 40 minutos. Su vida ha sido una auténtica cadena perpetua coronada ahora con el cruel fallecimiento de Kepa del Hoyo en Badajoz, con el que, como reconoce el joven, «han muerto los sueños» de la convivencia en libertad que ambos compartían. Un dato aportado ayer por Sare refleja la dimensión de este drama: sumando el tiempo de las visitas Peru y Kepa, hijo y padre, solo han podido estar juntos 19 días en 19 años. Terrible, inaceptable.

Durante casi tres décadas, la etiqueta de la dispersión ha generado una doble distorsión. Por un lado, no ha visualizado que lo realmente lacerante en términos humanos de esta lacra no es que las personas presas estén separadas entre sí, sino el alejamiento que lleva aparejada y que cercena o condiciona gravemente cientos de vidas, incluidas las de ancianos y niños. Y por otro, que esta práctica es un castigo obvio para los presos, pero lo es mucho más aún para sus familiares y amigos, que son los obligados a recorrer tales distancias con el riesgo y el gasto consiguiente.

Esta realidad se refleja al fin con cara y ojos, los de Peru, los de Olatz, los de otros 111. Caras y ojos que señalan a quienes a estas alturas aún mantienen esta práctica y nos apelan a todos para acabar con ella cuanto antes.

Artikuluak
Aniceto Morales Horrillo
2017/12/14
Jesús Valencia
2017/12/14
Jimmy Muelles
2017/12/14
Eva Aranguren, Cecilia Antolín y Peio Gurbindo
2017/12/14
Gutunak
Iñigo Varona Gojeaskoetxea
2017/12/14
Gontzal Fontaneda
2017/12/14
Dalia Rosagarai Arizala
2017/12/13
Javier Orcajada del Castillo
2017/12/13