La Diputación pide que no se levanten plásticos negros al paso del Alarde igualitario

El diputado foral de Cultura y teniente de diputado general de Gipuzkoa, Denis Itxaso, ha realizado un llamamiento a la «no utilización de plásticos negros» en Hondarribia como signo de rechazo a la compañía mixta Jaizkibel, ya que «representan una agresión hacia las mujeres y tapan el sentido de la fiesta».

Naiz|Donostia|06/09/2018 13:02|17 commment
Hondarribia
Plásticos negros al paso del Alarde igualitario el año pasado en Hondarribia. (Jon URBE / FOKU)

Itxaso ha indicado que acudirá a Hondarribia para presenciar los desfiles tanto de la compañía igualitaria Jaizkibel como del Alarde que solo permite a las mujeres participar como cantineras. A su juicio, «las distintas formas de disfrutar la fiesta» tienen que ser «vividas desde el respeto y desde la alegría, porque es la mejor manera de superar la crispación y encontrar espacios de encuentro».

El diputado foral ha recordado que «la fiesta es por definición alegría y color y en el caso concreto de Hondarribia, un magnífico ejemplo de fiesta que viven y sienten de manera intensa todas y todos los hondarribitarras».

«Pero el color de la fiesta no es el negro y deberíamos procurar que lo que es motivo de alegría y orgullo no se transforme en causa de división por un material, el plástico, y un color, el negro, que niega todo lo que el Alarde representa», ha incidido.

Para Itxaso los plásticos negros en rechazo al Alarde igualitario representan «una agresión que solo persigue invisibilizar la voluntad de participación de mujeres y hombres bajo una fórmula que no va contra nadie».

«Convivir con respeto es aceptar la presencia de quienes no piensan como nosotros y su derecho a expresar sus opciones en igualdad y libertad. Este principio general, así expresado, es aceptado por todos, y no existen razones para que no sea de aplicación en el marco de una fiesta como el Alarde de Hondarribia», ha añadido.

«El espacio público es de todos»

«Las escenas en las que, mediante el uso de plásticos negros, se trata de invisibilizar a personas que viven la fiesta de la manera que libremente han elegido supone negarles la opción de ejercer su derecho y la legitimidad para hacerlo en un espacio público que, por definición, es el de todos», ha continuado Itxaso.

«Esta cuestión, la de invisibilizar, tratar de hacer patente que hay una parte que no cuenta, es especialmente lacerante en el caso de las mujeres que sufren una de las discriminaciones más patentes y efectivas con la negación de su presencia pública», ha explicado.

Por ello ha reiterado que «colocar plásticos negros para negar el espacio público a una forma de entender la fiesta del Alarde no es libertad de expresión, es tratar de negar la libertad de expresión que asiste a quienes entienden que las mujeres tienen el derecho a integrarse en la fiesta en los papeles que ellas elijan, sin tener que someterse de manera obligatoria a los que les asigne la tradición, la historia o algunos de sus vecinos».

RELATED NEWS