chronicle
Zinemaldia 2018
Domingo japonés

Quizás, por el merecido Premio Donostia que recibe esta tarde el genial director japonés Hirokazu Koreeda, percibimos más nipones que de costumbre en las horas previas a la gala de entrega.

Miren Sáenz|Donostia|23/09/2018 19:45
Japo
Mamoru Hosoda, a la derecha, junto a un interprete en TCM Topaketak. (NAIZ)

Sin ir más lejos, la que esto firma siguió el pase de prensa de la película 'Un asunto de familia' sentada junto a uno de sus compatriotas que tomaba notas sobre la proyección con hermosa letra pese a la inevitable oscuridad de la sala.

A la rueda de prensa previa al homenaje acudieron numerosos periodistas japoneses, lógicamente, preguntándole en su idioma y para empezar la jornada, la sección de Zuzendari Berriak estrenó 'Boku Wa Iesu-Sama Ga Kirai Jesus', obra de un fan de Koreeda. La cinta está dirigida por Hiroshi Okuyama, que además en el filme ejerce de guionista, montador y director de fotografía. Okuyama, con solo trece años ya dirigía vídeos musicales, alguno de los cuales llegó hasta el Festival Internacional de Kioto. Luego llegaron los cortos.

En 'Boku Wa Iesu-Sama Ga Kirai Jesus' cuenta la historia de un niño cuya familia abandona Tokio para trasladarse a una zona rural a vivir con la abuela. Yura no solo deberá integrarse a su nuevo colegio, sino también a una nueva religión para él puesto que se trata de un centro escolar cristiano. Y así conoce a un Jesús en miniatura que se dedica a cumplir todos sus deseos. De pronto el niño tiene amigos, dinero…

Una original fórmula que, en parte, recuerda a 'La llamada', ópera prima de Javier Ambrossi y Javier Calvo, en la que un Dios se aparecía a las estudiantes de un campamento de verano para cantarles canciones de Whitney Houston y en la que la amistad, el crecimiento, la fe o la muerte tienen su espacio.

También por TCM Topaketak se ha pasado el director de 'Mirai', de Mamoru Hosoda, el primer director que concursó en la Sección Oficial de Zinemaldia con una película de animación cuando hace tres años trajo 'El niño y la Bestia'. Esta vez, el realizador japonés vuelve con otra de dibujos a la sección de Perlak , film que presentó en Cannes y habla de que ocurre en las familias que ya tienen un hijo cuando llega una segunda hermanita. Un tema frecuente en la vida y no demasiado explotado en la pantalla grande.

Hosoda no tuvo que irse muy lejos, ya que se inspiró en su propia familia: «Meterse en la cabeza de un niño de cuatro años no es difícil si es tu hijo, fue un terremoto emocional y es que el amor es muy importante en la primera experiencia de un niño tan pequeño», declaró.