EH Bildu presenta un decálogo para hacer frente a la carestía de la vivienda en Donostia

EH Bildu ha presentado este viernes en Donostia un decálogo de medidas que tienen como objetivo facilitar el acceso a una vivienda a la ciudadanía de la capital guipuzcoana.

Naiz|Donostia|11/01/2019 13:02|1 comment
Bilbu
EH Bildu buzoneará sus propuestas por toda la ciudad. (@hiribizia)

El portavoz municipal, Ricardo Burutaran, ha destacado que en lo que va de legislatura, con PNV y PSE en el Gobierno municipal, el precio medio de la vivienda de alquiler se ha encarecido en un 34%, para un promedio de coste de 1.248 euros mensuales para un alojamiento de 80 metros cuadrados.

El exiguo parque de alquiler residencial se ha visto además reducido por el aumento de la oferta de pisos turísticos.

En cuanto a la compra, el precio del metro cuadrado es de 4.363 euros, lo que sitúa a Donostia a la cabeza del Estado español.

«Desde el Gobierno Municipal no se ha puesto en marcha absolutamente ninguna medida que buscara frenar o aliviar la creciente carestía de los alquileres o pretendiera mejorar el acceso de la ciudadanía a la vivienda», ha criticado EH Bildu.

Por ello, se plantean diez medidas iniciales para afrontar el que los y las donostiarras consideran problema más grave de la ciudad, según una encuesta de 2017. «Hemos seleccionado 10 medidas, pero en EH Bildu pensamos que hace falta una solución integral, ya que medidas aisladas no van a resolver el problema. En otras palabras, hace falta una política de vivienda orientada a garantizar el acceso a la vivienda».

Destinar el 5% del presupuesto

Burutaran ha subrayado que se deben «multiplicar los alquileres públicos», y ha abogado por destinar el 5% del presupuesto municipal para ir «conformando poco a poco un gran parque de viviendas de alquiler público, bien sea comprando suelos e inmuebles o rehabilitando viviendas en mal estado».

Como segunda medida, se propone «sacar al mercado del alquiler privado todas las viviendas que se encuentren deshabitadas durante dos años. Es decir, viviendas que no se usan absolutamente para nada, ni segunda vivienda, ni ocasional…».

EH Bildu plantea asimismo que al menos la mitad de las nuevas promociones se destine a vivienda protegida. En la actualidad, por norma, el mínimo es del 40%.

En lo referente a los pisos turísticos, el decálogo plantea volver a la «norma de la primera planta» y «redireccionar los pisos turísticos ilegales o clandestinos a alquiler residencial».

Universitarios

El punto 6 hace referencia a los estudiantes universitarios, «uno de los colectivos más perjudicados por el interminable ascenso de los precios del alquiler en nuestra ciudad». En este capítulo se aboga por implementar un programa especial de apartamentos para quienes estudian en facultades de la capital.

EH Bildu plantea «priorizar las promociones nuevas de viviendas trabajadas con la ciudadanía –cita como ejemplos Ciudad Jardín (Loiola) o la vega del Urumea– y construir en suelo ya utilizado, olvidándose de macrooperaciones urbanísticas inviables económica y ambientalmente como Antondegi o Auditz Akular».

También propone «ampliar la oferta de viviendas protegidas dotacionales» a nuevos modelos de familia, como las monoparentales o personas divorciadas o en situación de emergencia social; destinar tres parcelas o edificios municipales a cooperativas de vivienda «mediante la fórmula de cesión de uso»; y finalmente hacer de Donostia «una ciudad libre de desahucios».