La ministra de Justicia reconoce el bloqueo de ciertos traslados pero descarta una marcha atrás

La ministra Nicole Belloubet ha sido hoy la invitada del matinal de la emisora France Bleu Pays Basque. En la línea de lo afirmado a Mediabask por la encargada de la interlocución con la delegación vasca, Hélène Davo, cuyas declaraciones recoge hoy GARA, la titular de Justicia ha descartado «una ruptura» del diálogo con la parte vasca al que dice «seguir totalmente abierta» y ha defendido «el cambio de política penitenciaria que puse en marcha, incluso antes de que se materializara el desarme de ETA, y que se basa en tratar a los presos de ETA como a cualquier otro, con la misma ley en la mano».

Maite Ubiria|11/01/2019 09:05|1 comment
Belloubet-ministra
La ministra francesa de Justicia, Nicole Belloubet, en la cárcel de Vendin-le-Vieil. (François LO PRESTI/AFP)

Belloubet, sin citar expresamente nombres, ha reconocido que en el proceso escalonado de traslado de presos vascos a cárceles más próximas a Euskal Herria que se puso en marcha en febrero de 2018 se han tenido en cuenta «perfiles», lo que le ha llevado a defender que, «en estricta aplicación del método de estudio caso a caso de los dosieres» algunos presos no hayan sido acercados a Mont-de-Marsan o Lannemezan, donde, remarca Belloubet «está hoy el 57% de los presos vascos».

La ministra de Justicia ha asumido en primera persona ese «cambio de política penitencia» que, según ha remarcado, se basa en «la aceptación de esos presos de seguir el camino legal y solicitar el traslado». No obstante, cabe recordar que tras las decisiones adoptadas por EPPK en esta línea los presos cursaron ya hace dos años esas demandas, que en el caso de 13 ciudadanos vascos encarcelados en prisiones del Estado francés siguen sin respuesta sobre la mesa del ministerio.

Además de valorar ese «cambio de actitud» del Colectivo, Belloubet ha puesto en valor el «diálogo constructivo abierto con electos vascos y con los los artesanos de la paz» y ha insistido en que, por esa línea, es posible seguir avanzando.

Al igual que la persona a la que su ministerio ha encargado el seguimiento del dosier vasco, la magistrada Hélène Davo, cuyas declaraciones recoge hoy GARA, la ministra de Justicia se ha mostrado «abierta al diálogo» aunque bastante parca a la hora de dibujar compromisos.

De este modo, ha ligado la solución del problema de «las 9 presas vascas», que por falta de plazas o módulos específicos en las prisiones del sur hexagonal no han sido incluidas en el plan de acercamiento a la reforma general penitenciaria sobre la que trabaja su gabinete.

En cuanto al caso de los tres presos vascos que se han quedado solos en cárceles lejanas de Euskal Herria tras el traslado de otros prisioneros estima que «habrá que buscar soluciones».

Con esta entrevista a France Bleu Pays Basque, Nicole Belloubet, que ya en otoño de 2017 eligió una emisora de radio pública para confirmar oficialmente la apertura de una interlocución con una delegación de electos y sociedad civil de Iparralde al frente de la cual figura el presidente de la Mancomunidad Vasca, Jean-René Etchegaray, ha salido nuevamente a la palestra, en la víspera de que una manifestación en Baiona, apoyada por más de 150 electos, la mayoría sindical y un amplio abanico de actores sociales (a remarcar el llamamiento de 40 sacerdotes), vuelva a poner nuevamente de manifiesto el respaldo generalizado de la sociedad vasca al final de las medidas de excepción que siguen pesando sobre los presos y presas vascos y que son un castigo añadido para ellos y para sus familias además de un obstáculo mayor para la construcción de la convivencia.

RELATED NEWS