Bilbao Basket cumple consigo mismo y con su afición (79-61)

Después de tres cuartos igualados, los hombres de negro han roto el partido del desempate en un último cuarto plenamente festivo y ante un Palencia que ha acabado sin gasolina. Los casi 10.000 espectadores de Miribilla han visto a los suyos asegurándose una plaza en la Final Four de casa.

Arnaitz Gorriti|22/05/2019
Bb
Los hombres de negro celebran su victoria y su pase a la Final Four. (Marisol RAMÍREZ / FOKU)

Ante un Bilbao Arena de Miribilla lleno hasta la bandera, RETAbet Bilbao Basket y Palencia han protagonizado un desempate al borde del ataque de nervios, con innumerables fallos en el tiro y en el pase, pero lleno de coraje y en el que nadie ha podido conseguir una sola canasta sin haberla sudado antes.

Pero poco a poco, los hombres de negro han conseguido romper las resistencias de un Palencia que ha doblado la rodilla en los diez minutos finales. Los de Alex Mumbrú han conseguido cumplir con su papel de favorito y con su afición, logrando un sitio en la Final four que, los días 1 y 2 de junio, tendrá como emplazamiento el propio Bilbao Arena de Miribilla.

En semifinales, tocará un correoso Melilla. Técnicamente, el objetivo del cuadro bilbaino ya está cumplido, porque a en un final de campaña a dos partidos pero sin margen para el error, lograr el ascenso o no lograrlo puede ser casi una cuestión de accidente.

Aunque Bilbao Basket tiene a gente veterana y con experiencia en muchas batallas, así en la ACB como en la Liga LEB, ese no ha sido el factor diferencias, sino el físico.

Palencia ha ido diluyéndose de a poco, echando de menos las energías que ha gastado en empatar dos veces esta eliminatoria, al tiempo que los hombres de negro, aunque haya sido a trancas y barrancas, han logrado afianzar su iniciativa en el luminoso, con un Jaylon Brown recuperando sus mejores sensaciones –máximo anotador con 20 puntos–, al tiempo que el austríaco Thomas Schreiner ha disputado uno de sus mejores partidos desde que llegara a Bilbo.

Mucho más decidido que en otras ocasiones, ha buscado varias penetraciones que Palencia no esperaba y de ahí ha sacado una ventaja pequeña al principio, 31-28 al descanso, que se ha ido agrandando hasta el parcial final de 28-16.

Por otro lado, cabe destacar al joven Tomeu Rigo, con un tremendo temple con el partido todavía en el aire, al tiempo que le ha hecho un muy buen marcaje a Hermanson, uno de los referentes exteriores de un Palencia que ha terminado sin ellos. Vasturia ha terminado agotado y desquiciado por Brown y Urko Otegi no ha podido dar abasto cuando los vizcainos han puesto la directa.

El triple como factor

Sobre todo cuando pierde, se le achaca a Alex Mumbrú que su equipo abusa de los triples. En este desempate la historia no ha sido distinta, pero difícilmente se le achacará nada al técnico badalonés. Bilbao Basket ha firmado un 12 de 31 en triples, mientras que en los tiros de dos puntos la carta de tiro ha sido de 12 de 29.

Sin embargo, la diferencia real ha estado en el 3 de 17 que han firmado los de Carles Marco desde más allá del arco de los 6,75 metros. A partir del 51-45 con el que ha terminado el tercer cuarto, la defensa bilbaina ha visto que su rival no podía más y a poco que ha tomado ventaja, se ha relajado, dejándose los nervios de los 20 primeros minutos en el vestuario.

Con el viento de cola, los triples han entrado uno tras otro, cerrando una victoria que signfica que RETAbet Bilbao Basket ha cumplido con su objetivo principal, a la espera de que consiga el ascenso en el próximo Final Four.

Mumbrú: «Hemos jugado 10.005 contra cinco»

«Había 10.000 con nosotros. He visto Miribilla lleno muchas veces en los 11 años que llevo aquí, pero pocas veces como en esta ocasión. Hemos jugado 10.005 contra cinco; jugar en casa con este ambientazo es un plus muy grande», ha resumido un feliz Alex Mumbrú tras el encuentro.

«Como en toda la serie, la primera mitad ha sido muy difícil, con dos equipos muy serios. Nosotros hemos tenido un poco más de ritmo que en el cuarto partido, pero Palencia también ha estado muy bien. En la segunda mitad hemos tenido un pequeño ‘break’ yhemos sido capaces de meter unos cuatro o seis puntos en contraataque y nos hemos venido un poco arriba. Hemos cogido un poco de aire y, a partir de ahí, madurando el partido poco a poco, hemos sido capaces de llegar hasta el final», ha señalado.

Sobre la Final Four solo ha querido referirse a Melilla, su rival en semifinales, un rival al que Bilbao Basket ha ganado en ambas ocasiones en la Liga Regular. «Eso solo significa que no significa nada», ha asegurado. «Esta serie, contra el noveno, y otras donde el que ha ganado no tenía el factor cancha, lo demuestran», ha remachado el entrenador catalán.

Sufrido triunfo del Baskonia

En lo que respecta a la Liga ACB, Kirolbet Baskonia ha sufrido de lo lindo para doblegar por 87-81 a un Joventut que se ha kostrado muy correoso y competitivo pese a no haber podido contar con Marko Todorovic.

Los nueve triples que han encadenado Hilliard y Garino han dado mucho a un Baskonia que se ha visto por detrás, 11-17, en el primer cuarto, y que después de haber llegado al último cuarto con empate a 62, ha tenido que remar a la contra ante el 62-70 adverso que ha conseguido la Penya, con el insultantemente talentoso Nenad Dimitrijevic dando descanso a Laprovittola.

Pero entonces ha surgido la clave del partido, que no ha sido otro que Vincent Poirier. El pívot galo ha logrado lo que no han podido los Diop, Voigtmann y un enmascarado Shengelia, que es dominar a Harangody, Morgan y Delía.

Cuando Poirier se ha hecho el amo de la zona, la defensa baskonista ha cerrado todos los resquicios al juego verdinegro, y en ataque ha sumado canasta fácil tras canasta fácil. Gracias a esa remontada, Kirolbet Baskonia llega a la última jornada con opciones de aspirar al liderato de la Liga Regular, aunque toque visitar una plaza tan difícil como Valencia Basket.