Joanes Bakaikoa avanza en el Cuatro y Medio de San Fermín

El de Etxarri se ha impuesto a Unai Laso por 18-22 en Zubiri y logra el billete para enfrentarse a Aimar Olaizola en la siguiente ronda.

Asier AIESTARAN|15/06/2019 20:00
Bakaikoa
Bakaikoa, ejecutando un saque (BAIKO)

Joanes Bakaikoa sigue acumulando victorias. La última, esta tarde, en el partido del Cuatro y Medio de San Fermín que le ha enfrentado a Unai Laso en Zubiri. El de Etxarri se ha impuesto por 18-22 y se ha embolsado el billete para enfrentarse a Aimar Olaizola en el siguiente escalón, el próximo domingo en Beasain.

Fiel a su estilo, Bakaikoa ha cuajado un partido muy serio, sin hacer demasiados tantos (ocho en juego) pero sobre todo perdiendo pocas pelotas (solo dos). Justo lo contrario que un Laso muy precipitado, que ha alternado algunos grandes tantos con errores de bulto, como las tres faltas de saque y una pasa.

Bakaikoa se ha adelantado 1-6 y 2-7 en el marcador ante un Laso que no encontraba su sitio en el frontón. Pero poco a poco el de Bizkarreta se ha ido serenando y ha logrado igualar el marcador (7-7), incluso adelantarse en el 8-7, dejando algunos ganchos para enmarcar en el camino.

Pero la regularidad no es la mejor virtud de Laso, y cada buena racha se veía cortada por algún eror que volvía a darle la iniciativa a Bakaikoa. Así, el de Etxarri ha vuelto a abrir brecha con el 8-12.

Hay que reconocer que Laso no ha tirado la toalla en ningún momento. Primero se ha acercado 12-13 y 13-14, y tras un nuevo estirón de Bakaikoa marchándose 14-19 y 15-20, el de Bizkarreta ha sido capaz de acercarse 18-20.

Pero los nueve errores cometidos en juego y, sobre todo, los cuatro saques malgastados –repetimos, tres faltas y una pasa– han sido demasiado lastre para poder lograr la victoria.

Artola, el viernes en Arrigorriaga

En la otra rama, Iñaki Artola será el que se enfrente a Oinatz Bengoetxea el próximo sábado en Muskiz. El de Alegia logró el pase el viernes por la noche en Arrigorriaga, eliminando a Mikel Urrutikoetxea por un 14-22 convincente. El guipuzcoano jugó un buen partido, se le vio con chispa y le metió mucha velocidad a la pelota. A Urruti, en cambio, se le vio incómodo y un poco cansado, sin recuperarse del todo de la exigente final del domingo anterior.

Artola le metió hasta cinco tantos de saque, algo poco habitual ante un gran restador como el de Zaratamo, que también perdió más pelotas de lo que suele ser habitual en él, con un total de ocho errores.