Trump mantiene su discurso racista entre cánticos de «enviadla de vuelta»

Los cánticos racistas del público en el mitin político de la noche del miércoles del presidente estadounidense, Donald Trump, contra una congresista musulmana nacida en Somalia, han elevado aún más la tensión y las críticas de xenofobia al mandatario.

NAIZ|GREENVILLE (CAROLINA DEL NORTE)|18/07/2019 17:57
Mitin_trump
Acto electoral del presidente estadounidense, Donald Trump, en Greenville, Carolina del Norte. (Zach GIBSON/AFP)

«¡Enviadla de vuelta! ¡Enviadla de vuelta!», gritaron los seguidores del presidente Donald Trump en el acto de campaña que el gobernante celebró en Greenville (Carolina del Norte), después de que el mandatario cargase contra la legisladora Ilhan Omar, que representa en el Congreso de EEUU uno de los distritos de Minesota.

La tensión ha ido creciendo desde que el pasado domingo Trump atacase en Twitter a un grupo formado por cuatro jóvenes congresistas demócratas, conocido como ‘La brigada’ (The squad) y que integran la latina Alexandria Ocasio-Cortez, la afroamericana Ayanna Pressley y las musulmanas Rashida Tlaib y la mencionada Omar.

«No aman nuestro país. Están tan enfadadas. Si no les gusta, dejen que se vayan, dejen que se vayan», apuntó Trump en el acto electoral.

Todas ellas son ciudadanas estadounidenses y tres de ellas nacieron en el país: Ocasio-Cortez en Nueva York, Tlaib en Detroit (Michigan) y Pressley en Chicago.

Omar, por su parte, nació en Mogadiscio (Somalia), pero obtuvo la ciudadanía estadounidense cuando era adolescente, después de llegar como refugiada al país junto a su familia.

La congresista reaccionó desde su cuenta de Twitter, en la que citó un poema de la escritora aforamericana Maya Angelou.

«Puedes dispararme con tus palabras / Puedes cortarme con tus ojos / Puedes matarme con tu odio / Pero aún así, como el aire, me levantaré», escribió a modo de réplica.

Por su parte, Trump alabó al público del acto electoral, sin mencionar los cánticos, al volar de regreso a Washington.

«Qué multitud y qué gran gente. El entusiasmo va a acabar con nuestros rivales de la izquierda radical», exclamó.

Muy agresivo respecto a las cuatro mujeres, a las cuales se refiere ahora como «las malvadas jóvenes legisladoras socialistas», Trump se mostró particularmente irónico respecto a Alexandria Ocasio-Cortez, diputada por Nueva York de madre puertorriqueña. «No tengo tiempo de mencionar tres nombres, llamémosla Cortez», lanzó.

Las cuatro legisladoras demócratas, entrevistadas en conjunto por la cadena CBS, aseguraron que la ofensiva de Trump en su contra es una maniobra política. «Es una maniobra de distracción (...) no hablar de temas que realmente preocupan a los estadounidenses", dijo Pressley.

Las palabras del mandatario han generado contundentes reacciones entre la oposición demócrata, especialmente entre los aspirantes a la candidatura presidencial de cara a las elecciones de 2020.

Kamala Harris, la senadora por California y una de las favoritas a la candidatura, calificó las declaraciones de «viles, cobardes y xenófobas».

«Es racista. Ensucia la oficina del presidente (...) Es hora de sacar a Trump del cargo y unir al país», remarcó Harris. Sin embargo, no parece que estos comentarios y tuits estén afectando a su popularidad entre los electores republicanos: su tasa de aprobación aumentó cinco puntos, a 72%, según una encuesta de Reuters/Ipsos realizada el lunes y martes.

En comparación con la semana pasada, su índice de popularidad en la población general se mantuvo estable en 41%. Según una encuesta del centro de investigaciones Pew publicada el miércoles, 57% de los republicanos estiman que Estados Unidos «corre el riesgo de perder su identidad como nación» si «se abre demasiado a la inmigración».

Evocando su victoria de 2016, «una de las jornadas más extraordinarias de la historia de la televisión», Trump lanzó en Greenville: «Tenemos que volver a hacerlo». La entusiasta multitud no paraba de alentarlo: «Cuatro años más, cuatro años más».

RELATED NEWS