Hego Euskal Herria en el contexto europeo: maternidades tardías y enorme desempleo juvenil

Entre las 370 regiones en que Eurostat divide Europa, solo hay dos que superen los 34,3 años de edad media que tienen las mujeres de la CAV en el momento de parir. Nafarroa está también entre los primeros puestos. Destaca también lo lejos que está Hego Euskal Herria de la media europea en cuanto a paro juvenil.

Beñat ZALDUA|DONOSTIA|12/09/2019
Haurdunaldia
Imagen de archivo de una ecografía. (GETTY IMAGES)

Las madres de la CAV tienen a sus hijos, de media, a los 34,3 años de edad –no hay cifras sobre la edad de los padres–. Se trata de una de las edades de maternidad más avanzadas de toda Europa, según la última entrega del ‘Eurostat regional yearbook’ conocida esta mañana. Se trata del informe anual en el que el organismo de estadística de la UE supera el marco de los estados y ofrece información general desglosada a diferentes niveles de descentralización de los estados.

En el segundo nivel se encuentran las comunidades autonómicas del Estado español y las regiones más o menos análogas del resto de Europa, lo que ofrece una ocasión inmejorable para abstraerse de la usual comparación con otras comunidades del Estado y comparar la situación de la CAV y de Nafarroa con otras zonas de la UE. En el caso de Ipar Euskal Herria es más difícil, pues hay que descender hasta el tercer nivel para encontrarse con los Pirineos Atlánticos, que es el límite que más se acerca al territorio vasco al norte de los Pirineos.

El informe es largo y denso, por lo que se irá desgranando próximamente, pero cabe subrayar, en una primera ojeada, que en los resúmenes que ofrece el propio Eurostat, la única vez en que aparece subrayada una región vasca es a la hora de hablar de la edad de la mujeres en el momento de parir. Se trata de Bizkaia, donde la media llega a los 34,5 años, superando con creces la media europea de 31,1 y quedando solo por debajo de Voreios Tomeas Athinon, en Grecia, y de A Coruña, en Galiza.

En las estadísticas que acompañan al informe se observa la cifra global para la CAV, que es de 34,3 años de media. En ese segundo nivel de descentralización, Araba, Bizkaia y Gipuzkoa solo se ven superadas por Galiza y Asturias. Nafarroa se encuentra en el octavo lugar, con una media de 33,9 años. En el caso de los Pirineos Atlánticos se da un salto significativo, ya que la edad baja a los 31,7, más cerca de la media europea.

Cambiar el foco

Al destacar este tipo de noticias –la tendencia, desde luego, no es nueva– se acostumbra a hablar, también desde posiciones institucionales, de la necesidad de dar ayudas a la natalidad y a las familias. Hay demógrafos que, sin embargo, advierten de la inutilidad de estas prestaciones, que se dan a familias ya establecidas, de un modo u otro. La experiencia francesa en los años 80 también muestra que las ayudas a las familias apenas influyen en una mayor natalidad.

Estas voces advierten que la situación tiene mucho más que ver con la dificultad de los jóvenes para alcanzar cierta estabilidad, lo que desconecta esos 34,3 años de media para la maternidad de asuntos puramente familiares y los enmarca junto a otros retos globales como el precio de la vivienda, el auge de la precariedad laboral, la dificultad para conciliar trabajo y maternidad, o la existencia de un pronunciado paro juvenil, del que también habla el informe.

10 puntos por encima de la media en desempleo juvenil

Otro de los puntos destacados del informe tiene que ver con la situación del empleo, donde se observa de forma evidente la doble diferencia de Hego Euskal Herria en comparación con el Estado español y en comparación con el resto de Europa. Los indicadores de la CAV y Nafarroa son, en general, mucho mejores que los del resto de territorios del Estado español, pero están a una distancia importante de la media europea. Se observa en el siguiente mapa del informe sobre la tasa de desempleo:

Pero el doble abismo es todavía mayor si observamos la tasa de desempleo juvenil, que Eurostat circunscribe a la horquilla entre los 15 y los 24 años. En la CAV, la tasa se sitúa en el 25,8%, mientras que en Nafarroa sube al 26,2%. Los porcentajes son casi 10 puntos inferiores a la media española, que se sitúa en el 34,3%, pero es que, al mismo tiempo, supera en más de 10 puntos a la tasa media europea, que es del 15,2%.