La cumbre mundial sobre vacunas incide en la necesidad de combatir la desinformación

La Comisión Europea y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han unido fuerzas hoy en Bruselas con una cumbre especial sobre la vacunación, que quiere responder al rebrote de enfermedades que parecían extinguidas como el sarampión. Combatir la desinformación es su compromiso.

NAIZ|12/09/2019
Vacuna
Las reticencias a la vacunación, sobre todo en Europa, han hecho rebrotar enfermedades. (Getty)

La caída en las tasas de vacunación y la creciente desconfianza hacia las vacunas hacen necesario que Facebook y otras redes sociales adopten más medidas contra la desinformación, según los expertos que han participado este jueves en la primera cumbre global en este ámbito.

El evento, organizado conjuntamente por la Comisión Europea y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha reunido a científicos y expertos de todo el mundo para debatir cómo restablecer la confianza en las vacunas y mejorar el acceso a las mismas en las regiones con más dificultades.

Según un Eurobarómetro del pasado abril, casi la mitad de la población de la Unión Europea (48%) cree que las vacunas pueden producir a menudo efectos secundarios graves, un 38% piensa que pueden provocar las enfermedades contra las que protegen y el 31% está convencido de que pueden debilitar el sistema inmunitario.

El comisario europeo de Sanidad, Vytenis Andriukaitis, ha constatado en rueda de prensa que, pese a que las vacunas «salvan millones de vida» cada año, las tasas de vacunación «están bajando en Europa, y la situación ha empeorado desde 2018».

En la primera mitad de 2019 «se han detectado en Europa unos 90.000 casos de sarampión, más que en todo 2018, y cuatro Estados miembros de la UE han perdido su estatus de haber erradicado la enfermedad—, ha agregado el político lituano y médico de formación.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha señalado que la reaparición del sarampión es una «llamada de atención» y confiado en que ayude a movilizar a todos los actores a nivel internacional.

Facebook y Mozilla asumen responsabilidades

Explica que Facebook ha empezado a colaborar con esa organización en la lucha contra las noticias falsas sobre las vacunas, algo que valora, pero insistiendo en que las redes sociales tienen una gran responsabilidad y la obligación de «hacer más».

Jason Hirsch, representante de Facebook, ha confirmado que actúan por un lado reduciendo el acceso a las noticias falsas y por otro dirigiendo a los usuarios interesados hacia «contenidos creíbles».

Maud Sacquet, de Mozilla, ha dicho asumir también la responsabilidad de las plataformas de internet para asegurar que la gente «no sea manipulada». Y admite que la obsesión por obtener el máximo de visualizaciones termina llevando a las plataformas a «dar prioridad a los contenidos sensacionalistas respecto a las informaciones precisas».

Un testimonio

Por su parte, Ethan Lindenberger, un joven de 18 años convertido en activista, ha relatado en declaraciones a Efe su experiencia personal, marcada por una madre que «cree que las vacunas causan autismo» y otras «desinformaciones».

El joven, que en cuanto cumplió la mayoría de edad procedió a vacunarse, ha matizado que las personas antivacunas merecen ser respetadas y no demonizadas, ya que su posición tiene por objetivo, al igual que en el caso de los defensores de la vacunas, «proteger a sus hijos».

«Mi madre no está nada orgullosa de lo que hago porque cree que es muy peligroso, todavía piensa que las vacunas son nocivas, que causan efectos secundarios y matan a gente», ha dicho este joven.

La cumbre de hoy ha acabado publicando una lista de diez acciones en defensa de las vacunas, que incluyen la promoción de liderazgo y compromiso político, garantizar que todos los países tienen estrategias de inmunización nacionales o abordar las raíces de las dudas sobre la vacunación y aumentar la confianza.

Para el último objetivo, tanto la Comisión como la OMS cuentan con «embajadores», incluidos algunos «influencers» que ayudan en el esfuerzo de difundir las informaciones correctas en las redes sociales, ya que las noticias falsas «pueden llegar a todo el mundo en segundos».

RELATED NEWS