Kirolbet Baskonia aprieta lo justo para ganar la Euskal Kopa a Bilbao Basket (66-55)

Los gasteiztarras se han despegado tras el descanso ante un bilbao Basket voluntarioso pero claramente inferior. Granger ha recibido el galardón de MVP.

Arnaitz Gorriti|14/09/2019 23:40
Basket
Foto del Baskonia posando tras ganar la Euskal Kopa. (BASKETBASKO)

Por primera vez desde 2013 Kirolbet Baskonia se ha hecho con la Euskal Kopa, después de batir por 66-55 a RETAbet Bilbao Basket. El polideportivo Lasesarre, algo desangelado en sus gradas, ha vivido un espectáculo igual de gris, en buena medida porque los dos equipos tienen ausencias, tienen los sistemas cogidos con pinzas y en previsión de que la Liga ACB empieza en 11 días, han preferido no correr ningún riesgo. Al menos ha valido para homenajear a Javi Salgado y al colegiado vizcaino Juan Carlos García González.

Los gasteiztarras han asomado algo dormidos a la cancha de Lasesarre y han precisado de algún que otro rapapolvo de Velimir Perasovic para, a partir del descanso, cumplir con los pronósticos. Jayson Granger, con 8 puntos, 9 rebotes y 6 asistencias, ha sido designado MVP de la Euskal Kopa, aunque ha sido el bilbaino Kulboka, con 16 tantos, el máximo anotador del duelo, por 15 de Tornike Shengelia y 12 de Shavon Shields.

El primer cuarto ha terminado con 8-14; eso lo dice todo. Desde el primer momento, con el gigantón Fall en cancha, los hombres de negro –en esta ocasión de blanco– han tratado de evitar la confrontación directa con él, sobre todo después de que en la primera jugada Boutelle se ha ganado un soberano gorro del franco-senegalés. Así pues, los de Mumbrú han preferido tirar muchas veces de tres –han firmado un 7 de 24– al tiempo que los gasteiztarras han preferido practicar el juego de pick'n roll, así con Fall como con Ilimane Diop, por no hablar de las situaciones de poste bajo que tanto le gustan a Shengelia. Sea como fuere, la primera canasta del duelo, después de casi cuatro minutos de sequía, la ha metido Boutelle y la iniciativa también ha sido bilbaina, con los primeros puntos de Rafa Martínez, que amén de debutar con Bilbao Basket también ha ejercido de capitán.

Ya con el segundo asalto se han igualado las cosas, aunque en el seno de Bilbao Basket se han visto muy bonitos detalles de Ben Lammers, que si acaba bien conjuntado con Banlvin puede ofrecer una imagen bastante correcta dentro de lo que les exigirá la Liga ACB. En el seno baskonista, por otro lado, los triples han empezado a llegar, aunque solo sea a cuentagotas: uno de Miguel González y otro de Ilimane Diop para dejar el marcador en 32-29 al descanso.

La lógica se impone

Sin hacer nada del otro mundo, Kirolbet Baskonia ha decidido el encuentro en el tercer cuarto. Granger, casi el único base presente ante la ausencia de Vildoza por estar en el Mundial y la baja por lesión de Pierria Henry, ha empezado a carburar, al tiempo que la defensa gasteiztarra ha cerrado todos los huecos de un Bilbao Basket ciertamente carente de ideas y de acierto. Como era de prever, el rebote también ha sido propiedad del Baskonia, por lo que, tras un parcial de 21-12, el 54-41 con el que ha terminado el período se puede decir que ha dejado la Euskal Kopa vista para sentencia.

No obstante, cabe agradecer a los de Mumbrú que no han bajado nunca los brazos. Han intentado seguir haciendo su juego, algo lógico por otro lado porque es ahora cuando deben afinarse los sistemas. Así las cosas, Kulboka ha empezado a calentar la muñeca y ha demostrado que puede ser un interesante recurso para los hombres de negro en la campaña. En el bando gasteiztarra, Janning y Shields las han empezado a meter también, dándole un mínimo de brillo a un partido por lo demás escaso en cuanto a talento, pero que al menos ha vuelto a juntar a Baskonia y Bilbao Basket en una cancha, por primera vez desde el descenso de los bilbainos a la Liga LEB.