El Juzgado deja libre al tatuador de Donostia pese a haber aumentado la petición fiscal a 28 años

A la conclusión del juicio el lunes, el tatuador juzgado en Donostia acusado de abusos a mujeres ha sido puesto en libertad, pese a que haber aumentado la petición fiscal de 21 a 28 años y medio de cárcel.

NAIZ|22/10/2019
Tatuador
El tatuador, en el banquillo en la primera sesión del juicio. (Juan Carlos RUIZ | FOKU)

El juicio al tatuador de Donostia procesado por supuestos abusos sexuales a varias clientas de su establecimiento concluyó el lunes con un aumento de la petición fiscal inicial: de 21 a 28 años y medio. Sin embargo, posteriormente el tribunal determinó su puesta en libertad, con medidas cautelares, a la espera de sentencia.

Esta medida no conlleva que vaya a ser exculpado, pero también apunta que el tribunal no tiene claros los hechos. Cabe recordar que el tatuador lleva un año y ocho meses en prisión preventiva, exactamente desde febrero de 2018. Una reciente jurisprudencia del Supremo, impulsada por el Constitucional, establece que todas las personas que han sufrido prisión preventiva antes de ser absueltas tienen que ser indemnizadas.

El acusado negó los hechos que se le imputan, atribuyéndolos a una especie de «conspiración» dirigida por un competidor que le quería «quitar el negocio», durante la última jornada del juicio.

En las sesiones anteriores las víctimas, muchas de ellas clientas, además de una alumna de un curso de tatuaje y la novia de un amigo del procesado, pusieron de manifiesto un patrón de acoso sexual casi sistemático entre 2013 y 2018 por parte del imputado, quien durante todo el juicio ha permanecido oculto por un biombo para impedir el contacto visual con estas mujeres.