El Gobierno navarro se reunirá con la CHE para tratar el informe sobre los deslizamientos en Esa

El Gobierno navarro se reunirá en febrero en Zaragoza con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para tratar sobre el informe que confirma el deslizamiento en la ladera derecha de Esa, según ha dado a conocer hoy en el Parlamento el vicepresidente del Ejecutivo, Javier Remírez.

MARTXELO DIAZ|24/01/2020
Remirez
Javier Remírez (segundo por la izquierda), flanqueado por los parlamentarios del PSN Javier Lecumberri y Ramón Alzórriz, y su jefa de gabinete, Vera Villafranca, hoy en el Parlamento. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

El Gobierno navarro se reunirá con la CHE en Zaragoza en febrero para tratar sobre el informe encargado por el Ejecutivo navarro en la pasada legislatura que confirma la existencia de deslizamientos en la ladera derecha de Esa y recomienda que se tomen medidas para garantizar la seguridad. Así lo ha desvelado hoy el vicepresidente Javier Ramírez en una comparecencia en el Parlamento navarro solicitada por EH Bildu.

Este informe señala que la ladera derecha de Esa se encuentra en equilibrio estricto, un concepto geológico que define la situación en la que las fuerzas que hacen mover la masa de tierra y las que la sostienen son iguales. Es decir, cualquier mínima incidencia puede provocar un movimiento. Es el equivalente a factor de seguidad igual a uno.

Remírez ha confirmado las características del informe (que el deslizamiento se produce a una velocidad de dos milímetros al mes y que son necesarias medidas correctoras para incrementar la seguridad), aunque ha destacado que la competencia de las obras del recrecimiento de Esa son del Gobierno español y de la CHE.

En cualquier caso, ha reconocido que sí corresponde al Gobierno garantizar la seguridad de los habitantes de las zonas situadas en las inmediaciones del pantano y ha prometido que actuarán en este sentido. De este modo, ha señalado que colaborarán con los ayuntamientos que no tienen plan de seguridad para que puedan implementarlos lo antes posible.

Adolfo Araiz (EH Bildu) ha subrayado que el equilibrio estricto que menciona el informe no supone una garantía de estabilidad como se ha intentado vender sino que no hay margen de seguridad. Ha querido huir de alarmismos, pero ha subrayado que en esta obra hay un alto grado de incertidumbre. «De hecho, incertidumbre es la palabra que más se repite en el informe», ha subrayado. Asimismo, ha destacado que cuanto más se ha invertido en seguridad en el recrecimiento de Esa, el factor de seguridad ha bajado más. Todo ello, en una obra en la que el presupuesto inicial de 120 millones de euros ha pasado ya a más de 490 millones.

José Suárez (Navarra Suma) ha hecho un llamamiento a confiar en los técnicos de la CHE, «que tienen suficiente experiencia», para «huir de alarmismos», mientras que Javier Lecumberri (PSN) ha señalado que este «es uno de esos temas en los que sin ninguna duda no tenemos más remedio que hacer caso a lo que dicen las personas que entienden».

Blanca Isabel Regúlez (Geroa Bai) ha apoyado la tesis del Gobierno de trabajar en garantizar la seguridad y ha pedido que se trabaje con los agentes y municipios de la zona.