La N-I, cerrada para camiones durante dos semanas entre Andoain y Beasain

La Diputación de Gipuzkoa comenzará este sábado las obras de reconstrucción de un tramo de 1,5 kilómetros de la N-I a la altura de Villabona y, debido a la complejidad y duración de las obras, los camiones tendrán prohibido circular en ambas direcciones en el tramo Andoain-Beasain entre el 8 y el 23 de agosto.

Naiz|05/08/2020
Captura_de_pantalla_2020-08-05_a_las_13.59.12
La N-I en dirección Irun, a su paso por Villabona. (Google Maps)

La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, ha explicado que la prohibición afectará, entre las 8.00 y las 20.00, a todos los camiones de más de 3,5 toneladas, salvo que tengan su destino en un municipio de esa ruta.

Mientras se prolonguen las obras, el tráfico se regulará mediante ‘bypass’. «Los vehículos pesados suelen tener dificultades para realizar ese cambio de carril, por lo que, en aras a la fluidez y a la seguridad del tráfico, vemos necesario reducir su tránsito en esa zona», ha indicado Oiarbide.

Ha puntualizado que la prohibición de circular a los camiones «no evitará del todo las retenciones o, al menos, el tráfico lento en la zona», por lo que ha aconsejado a todos los vehículos que «utilicen rutas alternativas, según su procedencia y destino».

Para el transporte de mercancías que supere la limitación de peso establecida, en itinerarios de largo recorrido desde Nafarroa hacia Gipuzkoa, o viceversa, se recomienda transitar por la A-15, Irurtzun-Andoain.

En cuanto al transporte entre Goierri y Donostialdea, se recomienda acceder a la A-636 hasta Bergara, y luego utilizar la AP-1 y la AP-8.

70 centímetros

Oiarbide ha explicado que la intervención a realizar en la N-I a la altura de Villabona, en sentido Irun, será «de gran calado», ya que se sustituirá de forma completa el firme existente, «ya agotado», por otro de nueva construcción.

«También se mejorarán sus características funcionales, referentes a seguridad y comodidad, así como proteger el conjunto del firme, en términos de durabilidad, impermeabilidad e uniformidad», ha subrayado, al tiempo que ha precisado que para renovar todas las capas de la carretera «habrá que bajar casi 70 centímetros. Esa es la principal razón de la duración de estos trabajos ya que en algunas capas el cemento tiene que fraguar durante cuatro días». Las obras tienen un presupuesto de 684.840 euros.

Sistema AT

Oiarbide ha aprovechado su comparecencia para subrayar el alto coste del mantenimiento de estas vías, sujetas a un intenso tráfico por su carácter internacional, y defender así el sistema de pago AT, puesto en la picota por sucesivas sentencias judiciales.

«El pago por uso implantado en 2018 a través del sistema AT es esencial para que podamos tener recursos suficientes para este mantenimiento, no solo porque otros servicios básicos como las políticas sociales necesitan una parte muy importante del presupuesto de la Diputación, sino también porque lo más justo es que no lo paguen sólo los guipuzcoanos, sino todos los que utilizan esta vía», ha reclamado.