Enrique Villarreal, El Drogas
Músico

Enrique Villareal vuelve a Zinemaldia por la puerta grande con el estreno de ‘El Drogas’, el documental de Natxo Leuza que hace un emocionante recorrido por la trayectoria del músico txantreano desde aquellos años 80 hasta hoy. Le robamos  a El Drogas cuatro preguntas, pocas horas antes de sus botas conozcan cómo huele el suelo con la alfombra roja.

«Ha sido una catarsis confesar ciertas historias ante la cámara»
Patxi Irurzun|20/09/2020
Eldrogas
El Drogas y Mamen, seguidos por la cámara de Natxo Leuza. (TXISTI)

Fue emocionante ver por fin en pantalla grande el resultado de tantas horas de trabajo. Sobre todo por el equipo técnico del rodaje. Lo que aparece en el documental es claramente la visión de Natxo Leuza sobre los personajes y épocas donde esos personajes (me refiero a Mamen y a mí) han ido aprendiendo a vivir.

Detrás de lo que colorean los focos existe un trabajo inmenso de mucha gente. Y detrás de la vida particular de una persona (en este caso ese tal Drogas) existe una persona con la que he compartido sueños y pesadillas, triunfos y derrotas, borracheras de felicidad y resacas tormentosas.

No será la primera vez que la música de El Drogas se escuche en Zinemaldia. En 1986, en ‘27 horas’, la película de Montxo Armendariz que consiguió la Concha de Plata de aquella edición sonaba de fondo ‘Esta es una noche de rocanrol’, de Barricada, cuando Martxelo Rubio entraba en un bar de la parte vieja de Donostia. Ahora regresa como protagonista del documental de Natxo Leuza.

¿Qué sintieron usted y Mamen cuando vieron el documental acabado?
Fue emocionante ver por fin en pantalla grande el resultado de tantas horas de trabajo. Sobre todo por el equipo técnico del rodaje. Lo que aparece en el documental es claramente la visión de Natxo Leuza sobre los personajes y épocas donde esos personajes (me refiero a Mamen y a mí) han ido aprendiendo a vivir.

En el documental hay muchas secuencias en las que ustedes cuentan cosas muy íntimas, por ejemplo, la noche que perdieron juntos la virginidad, la reconciliación con Boni... ¿Se han sentido cómodos con las cámaras?
De alguna manera ha sido una especie de catarsis confesar ciertas historias delante de una cámara pero tal y como se desarrolla la trama, todo tiene su sitio.

En su caso estás más acostumbrado, pero ¿cómo lleva Mamen mostrarse públicamente, convertirse en protagonista? ¿Hay una parte de reconocimiento a una labor que a menudo queda oculta por los focos, las lentejuelas?
Absolutamente sí. Detrás de lo que colorean los focos existe un trabajo inmenso de mucha gente. Y detrás de la vida particular de una persona (en este caso ese tal Drogas) existe una persona con la que he compartido sueños y pesadillas, triunfos y derrotas, borracheras de felicidad y resacas tormentosas.

Por cierto, ¿qué se va a poner el día del estreno?
Seguramente vaya de traje como cuando salgo a cantar en los bolos. Esto sigue siendo parte de la farándula. Pero por dentro llevaré la camiseta en recuerdo a los jóvenes de Altsasu.

RELATED NEWS